ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Sugerencias para reducir la dermatitis en los pollos

02 marzo 2011

El Dr. Edgar O. Oviedo-Rondón, DVM, profesor adjunto y especialista en la extensión de pollos de engorda en el Departamento de Ciencia Avícola en la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NCSU), ofrece medidas para controlar la dermatitis del cojinete plantar en los pollos de engorda, tanto entre parvadas como cuando la parvada está en la caseta, en la edición de Otoño de 2010 del Boletín de la Industria Avícola de Carolina del Norte (North Carolina Poultry Industry Joint Area Newsletter).

Las lesiones en la piel de las patas causadas en las primeras dos semanas de edad pueden causar la dermatitis del cojinete plantar
Las lesiones en la piel de las patas causadas en las primeras dos semanas de edad pueden causar la dermatitis del cojinete plantar

La dermatitis en los pollos de engorda se debe a una combinación de humedad e irritantes químicos, como amoniaco, en el material de la cama durante su descomposición natural. Estas condiciones afectan las áreas de la piel que están muy expuestas, como las patas, las articulaciones del tarso y la pechuga.

En la mayoría de los casos desarrollan reacciones inflamatorias en la piel e incluso úlceras. En el cojinete plantar estas lesiones se observan incluso a los cuatro a seis días de edad, pero es más común verlas alrededor de los 12 días. Se pueden curar, pero es más frecuente que aumenten y causen manchas en las patas y pechuga durante el procesamiento.

La dermatitis del cojinete plantar (FPD, por sus siglas en inglés) también se conoce como quemadura de la pata, quemadura por amoniaco o pododermatitis. Esta enfermedad ganó importancia debido al valor de las patas de pollo como un artículo de exportación redituable para los mercados asiáticos. Hoy en día las patas de pollo se han convertido en una de las partes más redituables de la canal para exportación.

Además, la FPD representa un problema de bienestar, pues afecta la capacidad de caminar de los pollos y reduce la ingesta de alimento y el crecimiento. Actualmente la evaluación de la incidencia de FPD es parte de muchas auditorías de bienestar. Es deseable tener menos de 30% de la parvada con lesiones en las patas, pero es difícil lograr este objetivo.

La principal medida para controlar la FPD y todas las dermatitis es evitar la humedad en la cama, así como la producción de amoniaco u otros compuestos irritantes derivados del excremento. Este proceso se inicia incluso antes de colocar los pollos.

Manejo entre parvadas

Cuando es necesario reutilizar la cama, después de eliminar el material apelmazado, permita que la base de la cama se seque antes de colocar los pollitos. Hacer funcionar ventiladores durante el día puede ayudar a secar más rápido la cama.

Poner la cama en hileras ha producido mejores resultados en la calidad de las patas de la siguiente parvada que solo quitar el apelmazado y/o hacer limpieza completa del galpón.

Después de quitar la cama o material apelmazado, asegúrese de dejar al menos tres pulgadas (7,6 cm) de material absorbente del excremento en todo el galpón. El relleno de arena de mortero y de piedra molida mostraron la menor incidencia de FPD en todos los ensayos (Bilgili et al., 2009). Independientemente del material elegido para la cama, utilice un tamaño de partícula pequeño, menor a una pulgada (2,5 cm).

Si es necesario esparza uniformemente el nuevo material de la cama. El suelo se debe mantener liso y parejo. Los pisos desnivelados tienen a menudo ajustes de altura y es muy difícil regular la presión de la línea de agua. Es aceptable un declive gradual de no más de cuatro pulgadas de caída de un extremo al otro.

La acidificación del amoniaco puede ayudar a reducir la producción de bacterias y amoniaco durante las primeras dos o tres semanas. Los efectos de los acidificantes del excremento dependen de la dosis. Son necesarias tasas de 120 libras (54 kgs) de acidificante o más por cada 1,000 pies cuadrados (93 metros cuadrados) en la cámara de crianza o en todo el galpón para observar reducciones sustanciales en la FPD.

Antes de la colocación, limpie, enjuague con alta presión (15 a 30 libras por pulgada cuadrada, psi) y desinfecte los bebederos para evitar la acumulación de residuos minerales y biopelícula que puedan causar fugas en las boquillas. Precaliente el galpón para reducir la humedad de la cama, en especial si la profundidad de la cama es baja (menos de tres pulgadas). La temperatura de la cama debe ser de 28 a 30°C a la llegada de los pollitos.


La principal medida para controlar la dermatitis es evitar la humedad en la cama

Manejo del galpón con pollos

Maneje las líneas de los bebederos conforme a los lineamientos del fabricante para evitar fugas que pudieran humedecer más la cama. Los pollos pasan la mayor parte de su tiempo en esta área y por consiguiente el control de la humedad es primordial en esta sección del galpón. Revise los filtros cada semana y sustitúyalos tan pronto como acumulen una cantidad de basura significativa.

En la mayoría de los sistemas es vital tener una presión adecuada durante la engorda y es importante que las columnas de agua en los tubos elevadores sean claramente visibles. Conserve limpios los tubos elevadores.

Mantenga una presión de agua apropiada y las líneas de los bebederos parejas y uniformes, con la altura ajustada al tamaño de las aves para evitar un desperdicio de agua que pudiera humedecer la cama por debajo de las líneas de agua.

Intente usar la presión de agua más baja recomendada por el fabricante. Una presión baja en la línea de agua ayuda a reducir la humedad de la cama y la prevalencia de la FPD, pero es esencial supervisar la toma de agua, pues si la presión es demasiado baja los pollos pueden reducir su ingesta de agua y alimento, lo cual disminuirá su crecimiento.

Cuando las líneas tienen alturas desniveladas y disparejas, esto provoca que los pollos usen más las líneas en algunas áreas y no en otras, por lo cual la humedad se esparce irregularmente en la cama y resulta más difícil secar. La distribución dispareja de la parvada se debe a problemas de iluminación, a temperaturas incómodas, o a un flujo de aire variable en algunas áreas que puede causar efectos negativos similares en la humedad de la cama y la prevalencia de FPD.

En la fase de crianza es importante darle más espacio a la parvada alrededor de los nueve días. Evite el hacinamiento en el área de crianza. Las lesiones en la piel de las patas causadas en las primeras dos semanas de edad se pueden infectar y derivar en FPD.

Evite la condensación de humedad a través de mejorar el aislamiento del galpón y la presión negativa, reducir entradas de aire no controladas y realizar el mantenimiento y calibración de los sensores electrónicos y ventiladores. La condensación ocurre sobre todo en las paredes laterales.

La observación diaria de estas áreas y el uso de un higrómetro ayudan a mantener la humedad relativa entre 50 y 70%, así como la humedad de la cama debajo de 35%. La condensación es más común cuando la temperatura exterior es baja y la humedad relativa es alta (condiciones prevalecientes en el invierno e inicio de la primavera, o temprano en la mañana a lo largo del año). Por consiguiente, la temporada invernal y la baja frecuencia de ventilación elevan la posibilidad de tener condensación, en especial durante la crianza, si la temperatura interior del galpón es superior a la temperatura ambiente exterior.

Supervise diariamente el consumo de agua de la parvada para detectar variaciones que puedan indicar la existencia de problemas. Los pollos de engorda deben beber de dos a tres veces la cantidad de alimento que ingieren. Si la parvada está bebiendo más de lo esperado, debe volver a revisar las condiciones de salud, la calidad del agua, la calidad de la cama y las temperaturas del galpón.

Los minerales en el agua pueden aumentar el consumo de agua, causar problemas intestinales, así como descargas y camas húmedas. Es posible tratar el agua para reducir el contenido de minerales no deseados. Los sensores electrónicos descalibrados pueden causar que las temperaturas del galpón suban por arriba de lo programado en el controlador electrónico del galpón.

Las temperaturas más cálidas provocan mayor consumo de agua, heces más acuosas y camas más húmedas. Una humedad excesiva en la cama resulta difícil de secar en el tiempo normal de funcionamiento de los ventiladores. En el verano o en días calurosos pueden ocurrir problemas similares si el galpón se calienta más de lo planeado; si hay fugas de agua en las líneas de bebederos, nebulizadores o aspersores de agua; o si el tiempo de ventilación no se eleva para compensar esta humedad añadida e inesperada en el galpón.

Los resultados de las investigaciones indican que estas recomendaciones tendrán efectos positivos en la calidad de las patas y el rendimiento general de la parvada de pollos de engorda.

Referencia

Bilgili, S.F., J.B. Hess, J.P. Blake, K.S. Macklin, B. Saenmahayak and J.L. Sibbley. 2009. Influence of bedding material on footpad dermatitis in broiler chickens. J. Appl. Poult. Res. 18:583-589.

Marzo 2011

Compártelo

Vitrina de la Industria