ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Control y prevención de problemas respiratorios del pollo: Newcastle, laringotraqueitis, influenza aviar

25 octubre 2012

Entre las principales enfermedades respiratorias de tipo viral se incluyen: enfermedad de Newcastle, laringotraqueitis infecciosa, influenza aviar, pneumovirus y micoplasmosis. (Tercera parte de una serie de tres artículos).

Generalmente se da la vacuna de Newcastle en la planta de incubación
Generalmente se da la vacuna de Newcastle en la planta de incubación

Conferencia presentada por el Dr. Pedro Villegas, Universidad de Georgia, EUA, durante el XXII Congreso Centroamericano y del Caribe de Avicultura, que tomó lugar en Panamá, en mayo 2012

Enfermedad de Newcastle

A pesar de los programas de vacunación que se aplican en muchos países, las cepas patógenas del virus de Newcastle continúan apareciendo esporádicamente causando tanto mortalidades considerables en las parvadas afectadas, como problemas en la exportación de aves y sus subproductos.

Algunos países eliminan las aves portadoras del virus con el objeto de mantenerse libre de las cepas patógenas o velogénicas del virus, mientras que otros deciden “vivir con los virus patógenos”, practicando planes de vacunación para proporcionar diferentes grados de inmunidad y de esta forma controlar los efectos devastadores de este tipo de cepas.

Las vacunas a virus vivo utilizadas en el control del Newcastle incluyen cepas catalogadas como lentogénicas o de baja patogenicidad, siendo las cepas B1 y LaSota las más conocidas. Estas cepas, aunque proporcionan niveles adecuados de inmunidad, inducen la presentación de reacciones postvacunales respiratorias que pueden agravarse cuando existen las condiciones apropiadas para ellos. Por esta razón, se han desarrollado vacunas que contienen cepas con menor capacidad de inducir reacciones postvacunales debido a que tienen tropismo diferente (generalmente intestinal).

Los planes de vacunación en pollos de engorde generalmente consideran una aplicación a edad temprana (in ovo o al día de edad en la planta de incubación), con un refuerzo en el agua de bebida generalmente antes de la segunda semana de edad.

Las vacunas inactivadas, emulsionadas en aceite y concentradas para su uso en pollos de engorde, también se han desarrollado y son de amplio uso en algunos países donde las cepas de virus patógenos son consideradas endémicas. Su aplicación individual se realiza generalmente al día de edad.

Laringotraqueitis

En el pollo de carne esta enfermedad aparece esporádicamente y generalmente se controla mediante manejo, aumentando el período de descanso de las casetas después de una limpieza y desinfección exhaustiva. Las vacunas a virus vivo se pueden utilizar en casos extremos como una ayuda para disminuir la mortalidad. En algunos casos estas vacunas junto con las vacunas recombinantes, han sido de gran ayuda en el proceso de erradicación o eliminación de la enfermedad en los pollos.

Pneumovirus

Esta condición patológica también se debe controlar en forma similar a la anterior, realizando limpieza y desinfección, aumentando el tiempo de descanso de las casetas, y, cuando sea posible, disminuyendo las densidades de aves. La vacunación, aunque recomendada en algunos casos, debe practicarse con cautela en el pollo de engorde.


*
"Las vacunas de influenza aviar disminuyen la diseminación del virus a otras aves"


Influenza aviar

El control de la influenza aviar en el mundo se ha tratado básicamente de dos formas diferentes. Algunos países han adoptado la posición de erradicar todos los virus que contengan la hemoaglutinina H5 o H7. Para lograr la erradicación, se opta por el sacrificio de un gran número de aves y de esta forma mantener la libertad de virus de influenza en la región o regiones. Ejemplo de estos países son Estados Unidos, Chile, Australia, Holanda, Italia y otros más.

En otros países como en México y países asiáticos se practica la vacunación con vacuna inactivada preparada con el tipo de virus causante del problema. La vacunación disminuye la capacidad de diseminación del virus a otras aves, reduciendo así la cantidad de virus presente en el medio ambiente avícola. A pesar de los esfuerzos realizados por muchos países con planes de vacunación bien establecidos, aún se presentan brotes de la enfermedad.

Micoplasmas

El control de los micoplasmas patógenos (M. gallisepticum y M. synoviae) se lleva a cabo en los lotes de reproductoras, abuelas y pies de cría con el objeto de proporcionar progenies libres de estos organismos. Por lo tanto, el control en el pollo de engorde se basa en obtener pollos de empresas que mantienen su libertad contra micoplasma.


*
"Los planes de vacunación deben ser flexibles y deben revisarse continuamente"


Medidas de control

El primer paso para controlar o prevenir un problema respiratorio debe ser la revisión de las condiciones presentes en la granja donde se explotan las aves. Se pueden revisar muchos factores como la ventilación, el intercambio de oxígeno, las densidades, el estado y proporción de los bebederos y comederos, la cama, etc.

Generalmente, cuando se visitan aves en una caseta y se hacen sugerencias acerca del estado del medio ambiente, es difícil lograr que el personal que maneja las aves diariamente acepte las sugerencias pues para ellos la situación es normal principalmente debido a que se acostumbran al ambiente del galpón. Entonces, cuando existen problemas medio ambientales, el primer paso es lograr que se reconozca el problema y se corrija.

Para los programas de vacunación con vacunas a virus vivo de tipo respiratorio como Newcastle y bronquitis, se debe seleccionar la edad más apropiada de vacunación de acuerdo con los niveles de anticuerpos y el tipo de vacuna a aplicar, pues como se sabe, existen vacunas que tienen diferentes grados de reactividad. En aves jóvenes es conveniente y algunas veces necesario, seleccionar vacunas de muy baja reactividad para disminuir las reacciones respiratorias, principalmente en lotes positivos a micoplasma.

En los casos cuando se han hecho los cambios sugeridos y aún se presentan las reacciones respiratorias, es entonces necesario proceder a analizar los métodos y la edad de vacunación. Muchas veces es necesario hacer ajustes en la edad de vacunación para remediar el problema.

También se debe tener en cuenta que los planes de vacunación deben ser flexibles y deben revisarse continuamente dependiendo de factores como los niveles de anticuerpos presentes en las aves y la situación sanitaria en el área. Un cambio en el programa de vacunación o aún en el tipo de vacuna en las reproductoras, afectará los niveles de anticuerpos en la progenie. Por lo tanto, los ajustes en los programas de vacunación pueden ser necesarios o indispensables en estos casos. Se debe tener en cuenta que la mayoría de las vacunas son eficaces dependiendo de la forma como se utilicen.

Lea más

Lea la primera parte de la serie: “Control y prevención de problemas respiratorios del pollo: introducción”, al hacer clic aquí.

Lea la segunda parte de la serie, “Control y prevención de problemas respiratorios del pollo: bronquitis infecciosa”, al hacer clic aquí.


Octubre 2012

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books