ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Enfermedades de avicultura de traspatio: parte 4 - parásitos externos

05 julio 2013

Un esbozo de los ectoparásitos comunes en parvadas de traspatio o de pasatiempo, por Victoria Roberts, BVSc MRCVS, para NADIS.

Todos los animales tienen parásitos que han evolucionado para vivir en o sobre ciertas especies, cada especie tiene su propio tipo de parásito que puede o no puede vivir brevemente en un ser humano. Algunos de los parásitos son benignos y algunos son patológicos. El mantener todos los parásitos en un nivel bajo debe ser el objetivo de los criadores avícolas.

Las temperaturas más cálidas son ideales para la proliferación de ácaros y piojos. Si sólo el pensar en los piojos que se arrastran y los ácaros que pican le producen escozor y le hacen temblar, imagine entonces cómo sufren las gallinas con estos parásitos, algunos de los cuales las pueden matar.

Ilustración 1. Ácaro rojo (Dermanyssus gallinae)
El ácaro de las aves del norte es muy parecido. Su tamaño real es alrededor de 1mm de largo; de color rojo cuando se alimenta
Ilustración 1. Ácaro rojo (Dermanyssus gallinae) El ácaro de las aves del norte es muy parecido. Su tamaño real es alrededor de 1mm de largo; de color rojo cuando se alimenta

Ácaros rojos (Dermanyssus gallinae)

Esta diminuta sanguijuela (arriba) causa anemia en las gallinas y puede transmitir la enfermedad de gallina a gallina. Es nocturno y chupa la sangre de las gallinas en la noche, lo que lo hace comparativamente fácil de controlar, si así usted lo desea.

Un polvo blanquecino es a veces el único factor que lo revela alrededor de los sostenedores de las perchas y grietas en la madera, y los huevos pueden tener pequeñas manchas de sangre sobre la cáscara. Los ácaros rojos viven en el gallinero durante el día y chupan la sangre de las aves por la noche, causándoles anemia, debilidad y algunas veces la muerte.

Los ácaros rojos pueden vivir durante seis meses sin alimentación y entonces se tornan grises y muy hambrientos. El fieltro del techo del gallinero crea un santuario para los ácaros rojos, ya que pueden arrastrarse por debajo durante la odiada luz del día y resulta casi imposible destruirlos si no se retira el fieltro.

Si necesita retirarlo, reemplácelo con una plancha acanalada de asfalto y que no se condensa porque es tibia, o coloque en su lugar plexiglás claro acanalado, sobre la base. La luz entonces impide que cualquier ácaro rojo se reproduzca allí. Nunca se puede estar seguro de estar libre de ellos, ya que los estorninos y otras aves silvestres pueden traerlos en cualquier momento. La vigilancia es la única respuesta.

El ciclo de vida del ácaro rojo es tremendamente corto - 10 días desde que nace hasta que se reproduce, especialmente en climas cálidos, para darse una idea cómo una pequeña infestación puede irse rápidamente de las manos. También puede sobrevivir sin alimento durante meses, y si usted ingresa a un gallinero que ha estado vacío durante algún tiempo y se cubre de pies a cabeza de pequeñas manchas grises, son ácaros rojos sumamente hambrientos. Se servirán de comer de usted, ya que carecen de otra fuente de alimentación y volverán nuevamente a su característico color rojo.

Tratamiento

Los productos sintéticos de permetrina que tienen licencia para el ácaro rojo y para rociarlos en las aves son muy útiles cuando el ácaro rojo en realidad no vive en el ave. Los productos naturales para el control no parecen ser consistentemente efectivos.

Algunos criadores agregan polvo contra las pulgas a los baños de polvo pero esto diluye el producto químico y probablemente no sea eficaz. Para tratar el gallinero pase el soplete cuidadosamente por las hendiduras, rocíe con permetrina con licencia, o espolvoree con polvo contra las pulgas con base de piretro y retire la cubierta del techo.

El pintar los extremos de las perchas con creosota retrasa el ingreso de los ácaros a las gallinas.

Ácaro del norte de las aves (Ornithonyssus sylviarum)

El ácaro del norte de las aves (northern fowl mite, en inglés) es similar en tamaño y color al ácaro rojo pero utiliza todo su ciclo de vida en el ave, causándole anemia y la muerte. Las razas de aves con crestas son particularmente propensas a la infestación, y si controla los ácaros con polvo en base a piretro, asegúrese de rociarlo debajo del conducto auditivo del ave ya que es ahí donde se esconden. Las aves infestadas tienen zonas que se ven sucias y están deprimidas.

Tratamiento

No existen productos con licencia para controlar los ácaros del norte de las aves. Eprinectin parece ser seguro con cinco gotas (pipeta de laboratorio) en la piel del hombro de aves grandes adultas y tres gotas sobre la piel del hombro de las aves tipo Bantam. Se pueden volver a infestar en cualquier momento pero el eprinectin los protege durante unas cuatro semanas. El tiempo de retiro para los huevos es de siete días.

El ácaro del norte de las aves se transmite de una gallina a otra, las aves silvestres no lo portan tan a menudo como portan el ácaro rojo, y las aves más frecuentemente expuestas corren el mayor riesgo. Casi todos los jueces en las ferias de aves de raza pasan por alto a las aves con el ácaro del norte de las aves pero hay algunos que ni lo buscan.

No hay ninguna excusa para exhibir aves con este parásito, así que cualquier persona que exhiba un ave debe tratarla antes y después de la exposición como regla general. Se observa más fácilmente en las aves blancas, ya que las plumas adquieren un matiz que parece sucio. Se puede encontrar en cualquier parte del cuerpo pero el lugar infectado más comúnmente es debajo de la cola.

Ilustración 2. Piojo común (Menopon gallinae) – alrededor de 2mm de largo
Ilustración 2. Piojo común (Menopon gallinae) – alrededor de 2mm de largo

Piojo común del pollo (Menopon gallinae)

Este piojo (arriba) es plano, amarillo, de movimiento rápido, de alrededor de unos 2mm de largo, generalmente se ve alrededor de la cloaca o bajo las alas, pero se esconden de la luz cuando se separan las plumas

También tiene todo su ciclo de vida en el ave y es anfitrión específico, es decir, no pica a los seres humanos y se alimenta de la piel y del deshecho de plumas.

A diferencia de los ácaros anteriormente mencionados, no atenta contra la vida, pero irrita y una fuerte infestación puede afectar el rendimiento de las aves en el momento del apareamiento. Esto se debe principalmente al apiñamiento de los huevos del piojo , que parecen azúcar granulada, que se colocan en la base de las plumas bajo la cola. Estos pueden ser una barrera física para el apareamiento.

Espolvorear con el polvo contra piojos controlará el piojo y se necesita retirar cualquier pluma que tenga huevos – se hace con un tirón rápido - y luego hay que deshacerse de las plumas y huevos de piojo con seguridad, porque si los deja en el suelo ellos eclosionan y saltan al siguiente pollo que pase. Una infestación fuerte puede afectar la postura de huevos y hacer que las gallinas parezcan lánguidas. Las infestaciones son peores en otoño e invierno.

Tratamiento

Espolvoree con un polvo para piojos con licencia con base de piretro.

Ilustración 3. Pata escamosa: arriba: pata normal; abajo: pata escamosa que muestra las escamas levantadas -
Ilustración 3. Pata escamosa: arriba: pata normal; abajo: pata escamosa que muestra las escamas levantadas

Ácaro de pata sarnosa (Cnemidocoptes mutans)

El ácaro de la pata sarnosa causa irritación intensa porque se mete bajo las escamas de la pata, produciendo al principio una película blanquecina y, a continuación acumula despojos color blanco o amarillo pálido firmemente sujetos a la pata (Ilustración 3). En casos severos las costras pueden cortar la circulación en la pata y se puede presentar gangrena. En un ave con patas oscuras se puede observar con facilidad el inicio de las costras blancas. Hay un olor mohoso (como los ratones) en las patas.

El control orgánico se logra mojando las patas una vez por semana durante tres semanas en un jarro de boca ancha de alcohol etílico, o poniendo una capa gruesa de vaselina en las patas, lo cual impide el suministro de aire a los ácaros, pero es más bien un poco sucio. No se deben usar remedios antiguos como el petróleo (diésel) o la creosota, ya que éstos son perjudiciales para las gallinas.

Las escamas así como las plumas se mudan una vez al año, por lo tanto después que las costras se hayan caído - la carne debajo es nueva, así que no jale las costras – las patas fuertemente infestadas pueden tardar un año para que se vean otra vez normales. Algunas veces los ácaros afectarán la cara, causando irritación y formación de costras.

Ácaro arador desplumante (Cnemidocoptes gallinae)

En ocasiones puede causar pérdida de plumas alrededor de la cabeza y el cuello, pero el tirar de las plumas es también causa de pérdida de plumas en esta área. El polvo contra piojos no es eficaz contra estos ácaros. Se puede emplear Fipronil si se rocía sobre un paño y se aplica a las plumas. Si se rocía el Fipronil directamente sobre el ave, puede llegar a ser hipotérmico.

Los ratones pueden masticar las plumas cuando las aves duermen, dejando un aspecto irregular en las colas, alas o plumas del cuerpo.

Ilustración 4. Espolvoreando un bantam Welsummer
Ilustración 4. Espolvoreando un bantam Welsummer

Aplicación del polvo contra piojos

Es fácil para una persona limpiar un ave si sostiene las patas del ave entre los dedos de la mano izquierda (si es diestro), tomando el peso en su palma y el antebrazo, y la cabeza bajo su brazo (Ilustración 4). Coloque el ave boca arriba sobre una mesa o en el piso, sujetando aún las patas y presione suavemente con su antebrazo el pecho del ave. Su mano derecha se encuentra por lo tanto libre para aplicar el polvo, para limpiarlo en especial debajo de la cola, bajo las alas, a lo largo del abdomen, y sobre la espalda y el cuello, frotando bien. No se olvide de usar guantes y/o lavarse las manos después.

Con todos estos parásitos externos, la clave para prevenirlos y tener unas aves más felices es vigilar y observar el gallinero durante el manejo regular de sus aves.

Impacto económico

Incluso una baja infestación de parásitos externos provoca pérdidas económicas, por lo cual es razonable el tratamiento de los ácaros cuando se encuentra.

Lea más

Lea la primera parte de esta serie, que trata con la micoplasmosis, haciendo clic aquí.

La segunda parte trata con la enfermedad de Marek y se puede leer al hacer clic aquí.

La tercera parte de la serie toca el tema de la coccidiosis y se puede leer haciendo clic aquí.

La quinta parte toca el tema de los parásitos externos y se encuentra al hacer clic aquí.

Vea la sexta parte de esta serie, que trata con influenza aviar y enfermedad de Newcastle, haciendo clic aquí.

Lea la séptima parte, sobre enfermedades respiratorias, haciendo clic aquí. 

Lea la octava parte de esta serie, sobre reproducción e incubacion, haciendo clic aquí.

La novena, y última, parte de esta serie, sobre problemas de reproducción y producción de huevo, se encuentra al hacer clic aquí

Julio 2013


Copyright © NADIS 2007

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books