ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Desafíos que presenta la producción de pollo en primavera y otoño: II

03 septiembre 2013

Las altas concentraciones de amoniaco en la caseta pueden causar problemas en los pollos. Sin embargo, es imposible producir una guía para controlar el amoniaco porque cada caseta genera amoniaco de manera diferente. (Segunda parte de una serie de dos artículos).


produccion de pollo Tom Tabler (Profesor del Programa de Extensión), M. Yakout (Profesor Visitante de Investigación) y Jessica Wells (Instructor del Programa de Extensión de Ciencias Avícolas) de la Universidad Estatal de Mississippi explican cómo mantener un ambiente estable para las aves.

Los altibajos cíclicos de temperatura asociados con la primavera y el otoño son un reto para los productores de aves.

En la primera parte de esta serie, se observó que durante gran parte del clima de transición común para la primavera y el otoño, no es necesaria la circulación máxima de aire en las casetas de pollo, la ventilación mínima o transitoria puede probablemente ser una mejor alternativa. En esta segunda parte se trata con los problemas de amoníaco y humedad.

Supervisión del amoniaco y humedad

Es probable que la acumulación del amoniaco no sea un problema durante el día con las temperaturas más cálidas en la primavera y el otoño, y el abundante flujo de aire que se mueve a través de la caseta pero podría ser un problema durante la noche cuando la temperatura baja y la ventilación de transición vuelve a ser mínima.

Las altas concentraciones de amoniaco en la caseta pueden causar problemas en el bienestar de las aves, una mala conversión alimenticia y el aumento de problemas respiratorios. Los altos niveles de amoniaco también pueden afectar la salud y bienestar de los productores y de otros trabajadores de la caseta avícola.

Desafortunadamente, a diferencia de una guía de ventilación mínima para la eliminación de humedad, es imposible producir una guía para controlar el amoniaco porque cada caseta genera amoniaco de manera diferente.

Es difícil predecir la producción de amoniaco debido a los numerosos factores que están involucrados, incluyendo las prácticas de manejo durante y entre las parvadas, la humedad de la cama, el tiempo de inactividad entre las parvadas, el pH de la cama, la estación, la edad, la composición de la dieta, la profundidad de la cama, etc.

Solo supervisando de cerca el ambiente en la caseta de los pollos y haciendo cambios oportunos se puede mantener la concentración de amoniaco en niveles aceptables. Únicamente aplica la configuración estándar para la ventilación mínima para la eliminación de humedad si los niveles de amoniaco están bajo control. De lo contrario, los productores se ven obligados a ventilar en exceso para eliminar el amoniaco, lo que conduce posiblemente a mayor uso de combustible y finalmente a un incremento en los costos de producción!

Es importante tener especial cuidado de las condiciones de la caseta durante su última revisión en la noche y en la primera revisión temprano en la mañana. El aumento en los niveles de amoniaco y humedad puede indicar que es necesario más tiempo de operación en la configuración de la ventilación mínima durante las horas nocturnas.

Idealmente, la concentración de amoniaco debe ser de 20 a 25 partes por millón o menor para lograr un rendimiento óptimo de las aves y evitar incomodidades a los seres humanos. 

produccion de pollo, el sitio avicola, Chris WrightLos niveles de humedad también deben mantenerse bajo control dentro de la caseta para evitar una cama húmeda y endurecida o condiciones de aire polvoriento.

La humedad relativa en el rango de 55 a 65% es lo mejor. Niveles de humedad del 50% o menos conducen a niveles excesivos de polvo en la caseta, mientras que niveles de 70% o mayores producen una cama endurecida.

A menudo los productores quieren reducir la tasa de ventilación cuando las condiciones en el exterior sean frías y húmedas para evitar el ingreso de más humedad, pero en general esto no se debe hacer.

Si bien es cierto que la ventilación durante condiciones externas de humedad trae algo de humedad, por lo general elimina más humedad que la que introduce, a través de los ventiladores de extracción. Por lo tanto, el resultado es una reducción en el nivel de humedad dentro de la caseta. El aire frío no puede retener tanta humedad como el aire caliente.

Por ejemplo, el aire a 40°F (4°C) con 50% de humedad retendrá aproximadamente 3 onzas (88 ml) de agua por cada 1,000 pies cúbicos (28 m3) de aire. Sin embargo, el aire a 90°F (32°C) con 60% de humedad (condiciones normales de crianza) retendrá aproximadamente 20 onzas (591 ml) de agua por 1,000 pies cúbicos (28 m3) (Donald et al., 2009).

Por lo tanto, por cada 1,000 pies cúbicos (28 m3) de intercambio de aire en estas condiciones se incorporan tres onzas (88 ml) de agua pero se agotan 20 onzas (591 ml), dando como resultado una reducción neta de 17 onzas (502 ml) de agua por 1,000 pies cúbicos (28 m3) de intercambio de aire.


*
"Solo supervisando de cerca el ambiente en la caseta y haciendo cambios oportunos se puede controlar la concentración de amoniaco"


Retos de las fluctuaciones en las temperaturas

Las grandes fluctuaciones cíclicas en las temperaturas presentan desafíos singulares para la crianza de los pollos de engorda durante las estaciones de primavera y otoño. Puede ser necesario eliminar el calor excesivo en las tardes calientes, mientras se aplica una ventilación mínima, y tal vez incluso una cantidad pequeña de calor adicional durante las tardes y noches frías.

Ante los cambios bruscos de temperatura los productores necesitan estar más alerta al manejar las condiciones internas de la caseta. La mayoría de las compañías proporcionan a los productores integrados los lineamientos para la ventilación mínima para controlar los niveles de humedad en la caseta a lo largo de la vida de la parvada. Sin embargo, los productores pueden incrementar las tasas de ventilación mínima para mantener niveles aceptables de amoniaco en la caseta.

Los niveles de temperatura, humedad y amoniaco son las variables más importantes de la calidad del aire para controlar las condiciones de la caseta avícola. El amoniaco es probablemente más crítico que la humedad, de modo que es importante controlar primero el nivel de amoniaco y luego trabajar en el manejo de la humedad.

Las variaciones estacionales extremas en las condiciones de temperatura exterior requieren que los productores mantengan una vigilancia estrecha de las parvadas durante la primavera y otoño.

Es crítico proporcionar comodidad a la parvada para su rendimiento en situaciones climáticas de transición. El manejo adecuado del sistema de ventilación total (mínimo, transición y túnel) durante las condiciones climáticas cíclicas ayudará a mantener un ambiente interno estable y constante que necesita la parvada para lograr niveles de salud y rendimiento óptimos.

Referencias

Aviagen. 2010. Ventilation Basics. In: Ross Environmental Management in the Broiler House. Pages 16-18.

Blakely, J. R., and G. Simpson. 2007. The economic importance of ventilation management: USA perspective. Aviagen Brief. 3 pages. July.

Donald, J., J. Campbell, G. Simpson, and K. Macklin. 2009. Ten steps to drier houses and good paw quality. Poultry Engineering, Economics, and Management Newsletter. No. 62:4 pages. National Poultry Technology Center, Auburn Univ.

Donald, J. 1999. Managing transitional ventilation. Poultry Ventilation Pointers. 2 pages. July. Auburn University.

Donald, J., M. Eckman, and G. Simpson. 1999. Coping with cooler and up-and-down weather. Alabama Poultry Engineering and Economics Newsletter. No. 2:4 pages. Oct. Auburn University.

Lea más

Vea la primera parte de esta serie al hacer clic aquí.

Septiembre 2013

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books