ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Aspectos prácticos en el control de la enfermedad de Gumboro

03 abril 2014

Boehringer Ingelheim
Merial forma parte ahora de Boehringer Ingelheim

La inmunosupresión se caracteriza por la incapacidad del sistema inmunológico de responder a los agentes infecciosos que pueden estar presentes en las aves.


Merial, el sitio avicola, Gumboro, enfermedades en polloPresentación de Rafael J. Fernández, Francisco Rojo, y Héctor V. García, Merial Select, EUA durante el XXIII Congreso Latinoamericano de Avicultura, celebrado en El Salvador, noviembre de 2013.

La enfermedad de Gumboro (EG), causada por un Birnavirus, es una entidad viral infecciosa de gran importancia económica en las parvadas avícolas comerciales en todo el mundo.

El virus de la enfermedad de Gumboro, tiene gran afinidad por los linfocitos B inmaduros presentes en la bolsa de Fabricio (BF) originando la destrucción de su tejido linfoide 4 días posteriores a la infección. La incapacidad fisiológica de la BF en responder ante el estímulo de un antígeno se refleja en un estado de inmunosupresión permanente.

La magnitud y la duración de la inmunosupresión, dependen de varios factores: tipo de aves, edad, predisposición genética, grado de exposición, presencia de otras condiciones inmunosupresoras, etc.

La inmunosupresión se caracteriza por la incapacidad del sistema inmunológico de responder a los agentes infecciosos que pueden estar presentes en las aves.

(También en El Sitio Avicola: Evaluación de la eficacia de los procedimientos de vacunación en las operaciones avícolas)

La respuesta inmunológica afectada resultan ser tanto la celular como la humoral y la duración de la Inmunosupresión está relacionada con factores relacionados directamente con las aves como, edad, tipo de aves, salud, y otras condiciones como grado de exposición a los agentes infecciosos, manejo y condiciones ambientales entre otros entre otros.

Inmunosupresión

Existen condiciones que ocurren a consecuencia del establecimiento de una condición inmunosupresora:

- Incremento y persistencia de la reacción respiratoria post
vacunal
- Disminución en la respuesta serológica a las vacunaciones.
- Uniformidad deficiente de las parvadas.
- Rendimientos económicos alterados (Peso corporal bajo, conversión alimenticia elevada).
- Incremento en el porcentaje de mortalidad diaria.
- Aparición de diferentes condiciones infecciosas.

Generalmente las aves jóvenes (menos de 3 semanas de edad) son más susceptibles a contraer enfermedades infecciosas. Las hembras son por lo general más susceptibles a la actividad del virus de la enfermedad de Marek.

Las líneas genéticas de carne aparentemente son más susceptibles a ser afectadas por condiciones del tipo respiratorio y a ser desafiadas por los virus presentes en el campo y a complicarse con infecciones bacterianas secundarias.

Condiciones no específicas como las condiciones de stress adversas, temperaturas extremas (calor / frío), fallas en el manejo general de las aves (ventilación deficiente, deficiencias en el suministro de agua y del alimento, sobrepoblación), reducen la habilidad de las aves para desarrollar una repuesta inmunológica efectiva. Los agentes inmunosupresores no infecciosos e infecciosos, pueden interactuar exacerbando el status inmunosupresor en las parvadas.

Condiciones inmunosupresoras asociadas con la
enfermedad de Gumboro/ inmunosupresión (F. Perozo 2012)
Condiciones inmunosupresoras asociadas con la enfermedad de
Gumboro/ inmunosupresión (F. Perozo 2012)

Gumboro

Desde que fue reportada por primera vez por Cosgrove en 1962, la enfermedad de Gumboro se ha constituido en un problema presente en todas las regiones del mundo donde existe avicultura comercial.

La enfermedad ha sido descrita bajo formas clínicas diversas. Las cepas clásicas pueden causar dos formas reconocidas de la enfermedad, siendo ambas conocidas como “Gumboro clásico”.

La diferencia entre estas presentaciones clínicas radica en las cepas vírales de campo presentes. Inicialmente en Europa, Asia y el Medio Oriente, cepas “muy virulentas del virus (vvIBD por sus siglas en inglés) han sido identificadas en el campo. Estas cepas son capaces de producir cuadros de Gumboro clínico los cuales cursan con alta mortalidad.

En el continente americano, cada vez encontramos más estas cepas “muy virulentas” aún en lugares que se consideraban como libres de esta forma como California en Estados Unidos. En el continente Americano existen las cepas clásicas (tradicionales y muy virulentas (vvIBD) capaces de ocasionar las formas conocidas de Gumboro clínico, así como los subtipos o cepas “variantes” que ocasionan la forma subclínica de la enfermedad con problemas de inmunosupresión y todas sus consecuencias en los.


*
"La emergencia de cepas variantes y muy virulentas del virus de Gumboro implica la modificación constante de los calendarios de vacunación"


Vacunación

El programa de vacunación utilizado para el control de la EG, se fundamenta en la inmunización adecuada de los planteles antes de que ocurra el desafío con las cepas virulentas que están presentes en el campo.

Es importante tomar en cuenta que los anticuerpos presentes en el saco vitelino, juegan un papel decisivo en el establecimiento de la primera barrera de defensa en el ave recién nacida. De allí la necesidad de que se produzca su completa absorción durante los primeros 5 días del recién nacido.

La emergencia de cepas variantes y muy virulentas del virus de Gumboro en varios países en América Latina, implica la modificación constante de los calendarios de vacunación y predispone a la expresión patógena de otros agentes infecciosos como afecciones virales respiratorias, dermatitis gangrenosa y la hepatitis por cuerpos de inclusión.

Para el control de la enfermedad de Gumboro se han utilizado, desde hace varios años, vacunas comerciales. Las vacunas han sido clasificadas de acuerdo con la agresividad del virus vacunal hacia la bolsa de Fabricio.

De acuerdo con este criterio, existen:
- cepas vacunales suaves
- intermedias
- intermedias “plus”

Sin embargo, esta es una clasificación general, ya que dentro de la categoría de cepas intermedias existe una amplia variedad de cepas que difieren significativamente entre sí.

A partir de los últimos años ya tenemos disponibles comercialmente las vacunas vectorizadas, con mecanismo de acción totalmente diferente a las vacunas clásicas ya que solo llevan la información necesaria para inmunizar contra la enfermedad de Gumboro sin lesionar al ave ni a ningún órgano o tejido del sistema inmunológico.

Existen también en el mercado vacunas inactivadas fabricadas con una variedad de cepas vacunales. Los antígenos utilizados en las vacunas inactivadas pueden ser derivados de cultivo de células o de tejidos de la bolsa de Fabricio. En presencia de cepas variantes en el campo, las vacunas fabricadas con antígenos derivados de la Bolsa han demostrado una efectividad superior.

Merial, Gumboro, vacunacion de pollo, enfermedad de gumboro, el sitio avicolaDiseñando un programa de vacunación

Al diseñar un programa de vacunación contra la enfermedad de Gumboro es necesario tomar en cuenta las aves reproductoras y la progenie.

El objetivo de programa de vacunación en las reproductoras está enfocado hacia los pollos de engorda para lograr mejores niveles y uniformidad de los anticuerpos maternales. Por esta razón, el primer paso para el control de la enfermedad de Gumboro en pollos de engorde comienza con un buen programa de vacunación en las aves reproductoras.

Existen diferentes programas que se aplican hoy en día en planteles de reproductoras alrededor del mundo. Un factor común que contribuye enormemente con una buena transferencia y uniformidad de anticuerpos maternales es la aplicación de dos vacunas inactivadas durante la cría más una vacunación entre las 38 y 41 semanas de vida.

Las vacunaciones a virus vivo durante el periodo de cría o levante con la administración de la vacuna por vía subcutánea al día de edad, se dan en combinación con la vacunación contra la enfermedad de Marek.

La evaluación de un programa contra la enfermedad de Gumboro debe hacerse en dos etapas: determinación del nivel y uniformidad de los anticuerpos en aves reproductoras y en pollitos bebe.

Eficacia en la progenie

La determinación de los niveles de anticuerpos en las aves reproductoras y en su progenie es un proceso relativamente sencillo. La meta de un programa a este nivel es la obtención de niveles de anticuerpos lo más homogéneos posible a lo largo de todo el periodo de postura.

Sin embargo, al establecer estos perfiles debe ponerse especial énfasis a la prueba utilizada. La manera más común de medir anticuerpos en el laboratorio de diagnóstico avícola es mediante la prueba de ELISA. Sin embargo, los resultados pueden variar dependiendo de la cepa utilizada para producir el antígeno presente en el kit.

Al interpretar resultados de pruebas serológicas para la enfermedad de Gumboro en la progenie es importante tener presente que un nivel alto de anticuerpos sugiere que la reproductora fue bien vacunada, pero no indican protección en el 100% contra todas las cepas presentes en el campo.

La protección estará determinada por los resultados económicos de las parvadas, la ausencia de inmunosupresión y el nivel de lesiones observado en la bolsa de Fabricio.

Para correlacionar el nivel de anticuerpos maternales con la protección es necesario realizar pruebas de desafío y estos resultados están limitados a la acción de la cepa de desafío utilizada. En otras palabras, los resultados pueden variar de una zona a otra dependiendo de las cepas de campo presentes en cada una.


*
"La enfermedad de Gumboro no es un problema aislado, sino que se presenta en combinación con otros virus inmunosupresores"


Evaluación del rendimiento

Usualmente, cuando la evaluación del programa se concentra en la evaluación serológica esta evaluación debe estar dirigida hacia un mantenimiento de niveles de anticuerpos homogéneos durante el periodo de postura.

Sin embargo, hoy en día las mayoría de las empresas avícolas modernas son totalmente integradas, es decir cuentan con sus lotes de reproductoras, plantas de incubación y granjas de parrilleros e incluso hasta con plantas de proceso o rastro, por lo que la mejor manera de evaluar estos programas es mediante los rendimientos de granjas de parrilleros con pollitos e incluso al final de la cadena productiva con la venta de carne de pollo, ya que el fin de las empresas avícolas es la producción de carne.

Esta comparación debe incluir:

- Parámetros productivos en granjas como mortalidad, peso promedio, conversión alimenticia, y el gasto de medicamentos.
- Parámetros de planta de proceso o rastro como aves muertas a la llegada, decomisos, etc.
- Las lesiones en la bolsa de Fabricio son otro factor importante a considerar en la evaluación de los programas contra la enfermedad de Gumboro.

Usualmente, estas evaluaciones se realizan a los 21, 28 y 35 días respectivamente. En granjas con problemas de inmunosupresión, las lesiones microscópicas aparecen antes o durante las tres semanas de edad. Sin embargo, es importante considerar en todo momento la correlación entre las lesiones observadas y el comportamiento de las parvadas.

En la mayoría de los casos, entre los 30 días de edad se observan lesiones sin que esto tenga ningún efecto en el rendimiento económico de las aves, ya que las aves se infectan en el campo pero de acuerdo con su estado inmunológico pueden o no manifestar signos clínicos de la enfermedad. Lo más importante en estos casos es determinar el significado de las lesiones presentes para los resultados de la operación avícola.

Evaluación histopatológica

La evaluación histopatológica de la bolsa y los resultados de los lotes son dos parámetros que deben ser evaluados en conjunto. La comparación entre ambos permitirá establecer en qué momento estas lesiones son importantes para la empresa, la evolución de las mismas en el proceso de recuperación del órgano o tejido y por tanto, determinar la capacidad de recuperación de la bolsa de Fabricio para ser consideradas como significativas.

Al realizar evaluaciones histopatológicas de la bolsa de Fabricio es importante que esta se realice en conjunto con la evaluación de otros órganos linfoides igualmente importantes como bazo y el timo. La razón de esta recomendación es para determinar que el sistema inmunológico del ave funciona a cabalidad.

Esta evaluación es también de utilidad para descartar la presencia de otras entidades inmunosupresoras tales como el virus de la anemia infecciosa aviar (CAV) y el virus de la enfermedad de Marek, entre otros.

Después del virus de la enfermedad infecciosa de la bolsa, tanto el virus de la Enfermedad de Marek como el de la anemia infecciosa de las aves son los agentes más importantes capaces de causar atrofia de la bolsa de Fabricio. Desde el punto de vista clínico e histopatológico, ambas entidades vírales pueden causar lesiones idénticas y prácticamente imposibles de diferenciar.

En los parrilleros de hoy los brotes de la enfermedad de Marek en su forma clásica, con tumores y lesiones cutáneas, son relativamente raros. Sin embargo, los procesos de inmunosupresión con atrofia de la bolsa de Fabricio son lesiones cada día más comunes y usualmente confundidas con lesiones ocasionadas por el virus de la enfermedad de Gumboro.

Merial, Gumboro, enfermedad de gumboro, el sitio avicola, Rafael Fernandez, Francisco Rojo, Hector GarciaControl de la enfermedad de Gumboro

El control de la enfermedad de Gumboro es una parte estratégica de la empresa avícola moderna para evitar los problemas de inmunosupresión que afecten el rendimiento y la rentabilidad.

Usualmente, la enfermedad de Gumboro no es un problema aislado, sino que se presenta en combinación con otros virus inmunosupresores, que siempre están presentes en el campo, tales como el virus de la anemia infecciosa aviar y el virus de la enfermedad de Marek, entre otros.

Otros factores no infecciosos, como las micotoxinas, el estrés por condiciones de clima y manejo, deberán siempre ser tomados en consideración, ya que pueden complicar y agravar la presentación de ésta y cualquier otra enfermedad.

La limpieza y desinfección de las instalaciones constituyen también un aspecto clave, no solo para el control de la enfermedad de Gumboro sino para la sanidad de la operación avícola en general.

La mejor oportunidad de éxito de cualquier programa de control de enfermedades se basa en interponer el tiempo más largo que se pueda entre la vacunación y contacto de las aves con el virus de campo (desafío). La mejor manera de alargar este intervalo vacunación-desafio es mediante la preparación de las instalaciones para recibir los pollitos en el ambiente más limpio posible.

Un buen programa de control de la Enfermedad de Gumboro es un elemento de gran importancia para el éxito de la empresa avícola moderna, pero debe siempre ser considerado como parte de una interacción constante entre factores infecciosos y no infecciosos que determinan los resultados que puedan llegar a obtenerse en el pollo de engorda.

Lea más

Vea el artículo relacionda, "Actualización en el control de coriza infecciosa" al hacer clic aquí

Abril 2014

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books