ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Reproductor macho adulto: esquema de manejo para el éxito en América Latina

28 julio 2014

Los reproductores machos, particularmente los machos adultos, requieren un manejo cuidadoso, escriben Josh Cox y Sean Holcombe de Hubbard, acerca del reproductor macho M99.

 El reproductor macho M99 de Hubbard
El reproductor macho M99 de Hubbard

Período de transferencia: de 20 hasta las 40 semanas

Antes de llegar a la etapa de transferencia, se debe planificar un peso del macho a las 20 semanas de 2,7 kg. Se debe hacer todo lo posible para maximizar la uniformidad durante la fase de crecimiento entre las 7 y 20 semanas de edad, incluyendo: distribución del pienso, altura del comedero, intervalos de pienso, programas de alimentación, etc.

El periódo de la transferencia debe centrarse en el "fleshing" del macho.

(Según fuentes de la industria, el concepto del "fleshing" se trata de la cantidad de carne y músculo que tiene el pollo. Las piernas, los muslos y la pechuga contienen la mayoría de la carne. Sin embargo, existe una correlación entre la cantidad de carne en la espalda y la cantidad de carne en el resto del pollo. Normalmente se le hace caso particular a la formación de la pechuga pero las piernas y muslos también son importantes.)

Las primeras semanas en la nave de puesta son críticas para el macho M99. Recuerde que el macho M99 es más pequeño y normalmente menos maduro a la transferencia, lo que le permite tener la oportunidad de robar de la mayoría de comederos de las hembras. Por esto debemos ajustar nuestra alimentación de acuerdo a mantener los aumentos de peso bajo control durante las primeras 2-3 semanas en la nave de puesta.

Según su alojamiento y la condición de los machos, las cantidades de partida al inicio en la nave de puesta variaran desde 55-91 gr./ave. Recuerde que sobre las 24 semanas de vida el acceso de los machos al comedero de las hembras inicia su estricción.

Por lo tanto, si usted comienza con bajas cantidades de pienso, esté preparado para dar aumentos consistentes de pienso desde este momento hasta las 28-30 semanas.

El macho no es solo físicamente más grande y deja de tener acceso al comedero de la hembra, sino que además se está volviendo sexualmente maduro y por tanto sus necesidades diarias calóricas son mayores de lo que eran al alojarse.

Regla de oro: iniciar con cantidades de pienso menores para controlar los aumentos de peso iniciales, después dar consistentes y mayores incrementos de pienso desde que el macho deja de tener acceso al comedero de la hembra estabilizándose hacia las 28-30 semanas de vida para mantener el "fleshing" y la actividad de monta deseadas.

No esté preocupado en exceso acerca del peso en esta fase. Su meta es mantener un macho con un buen "fleshing" en "V" y tono muscular firme.

La relación macho/hembra normal debe estar entre 9% y 10%. Recuerde que esto dependerá de cuanto por encima o por debajo están los pesos comparados con la meta de 2,7 kg a las 20 semanas. Un macho más pesado tendera a ser más maduro y puede ser necesario alojar menos machos con el fin de mantener un buen acoplamiento de machos y hembras, y por la misma razón, si tomamos machos pequeños menos maduros será posible alojar un porcentaje mayor y todavía mantener un buen acoplamiento de machos y hembras en el suelo.

Bajo porcentajes normales al alojamiento y con la buena viabilidad y rendimiento en puesta del macho M99, puede necesitarse cambiar gallos (spiking) con menos frecuencia en comparación con otros machos.

Revisando el fleshing del reproductor M99 de Hubbard
Revisando el "fleshing" del reproductor M99 de Hubbard

40 semanas hasta el sacrificio

Este es otro periodo de crecimiento restringido y controlado manteniendo el foco en el "fleshing". A medida que los machos envejecen y aumentan de peso, se debe incrementar ligeramente sus cantidades de pienso con el fin de mantener el "fleshing" y la actividad de monta.

La clave estará en comprobar el "fleshing" del macho regularmente para determinar los cambios necesarios a hacer en la ración basados en el tono del músculo de la pechuga y los signos de actividad de monta.

No sea cauto en exceso cuando haga cambios de pienso, el error más común es esperar demasiado para dar más pienso y muchas veces verá que hay un grupo de machos en la nave que han caído por debajo de la media. Un “desafío de pienso" ("boost feeding") es una buena herramienta para usar si se encuentra en esta situación.

 

 Cuándo usar el "desafío de pienso": dé un 50%-100% más de ración durante 1 ó 2 días consecutivos y después vuelva a evaluar el "fleshing" la semana siguiente. El objetivo es incrementar el tiempo de consumo total para los machos, de modo que los machos "rezagados" tengan una oportunidad de consumir más calorías durante el tiempo en que esta mayor cantidad de pienso es suministrada.

Puede ser necesario cambiar gallos (spiking) con menos frecuencia con el macho M99 a causa de las ventajas en viabilidad y fertilidad. La clave es mantener entre 8,5%-10% y estar seguro de que estamos cambiando machos maduros y de buen "fleshing”.

haga clic en la figura para ampliar

: haga clic en la figura para ampliar

 Julio 2014

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books