ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Avícola Campestre: el éxito se debe al compromiso de su gente y no a la tecnología

10 julio 2014

Avícola Campestre de El Salvador nació hace 16 años y ahora produce aproximadamente cuatro millones de pollos al año. Aunque desde el comienzo ha utilizado la tecnología más avanzada, el secreto de su éxito reside en la gente. Escribe Chris Wright, editor principal de El Sitio Avícola.

El Ing. Sergio Romero, director general de Grupo Campestre en un galpón de túnel (Foto cortesía de Avícola Campestre)
El Ing. Sergio Romero, director general de Grupo Campestre en un galpón de túnel
(Foto cortesía de Avícola Campestre)

En el sector avícola el patrón normal es comenzar con la producción de pollos y luego entrar al negocio de los restaurantes de comida rápida. No así el caso de Avícola Campestre, que comenzó en 1998 para poder surtir a los restaurantes Pollo Campestre.

El Ing. Sergio Romero, director general del Grupo Campestre en San Miguel, El Salvador, explica la historia de la empresa.

“Es una empresa familiar, fruto de la guerra civil en El Salvador. Mis padres fueron avicultores y ganaderos pero dejaron su tierra y se fueron a San Miguel como refugiados por el conflicto armado. Después de dedicarse a diferentes actividades como la agricultura y ganadería en propiedades arrendadas, se aventuraron y montaron una panadería en un local alquilado, con un capital inicial de US$ 15. El primer día solo tuvieron una venta de US $5, pero eso no fue un obstáculo para que continuaran abriéndose camino en su nuevo lugar de residencia”.

“Con el pasar de los años, la Panadería Sinai, fundada por los esposos Mario y Gloria de Romero, se convirtió en la panadería más grande de San Miguel, llegando a contar con aproximadamente 80 colaboradores, lo que dio fruto para la compra de tierras agrícolas para la ganadería y de instalaciones propias para establecer su panadería”.

“A un amigo de la familia mi padre le compró una máquina freidora de pollo de un negocio que no funcionó. Después de muchas pruebas de sabor, se definió una receta y fue así que en 1987 se estableció un restaurante de pollo frito para el cual se adoptó el nombre de Pollo Campestre, siendo este el primer restaurante de pollo frito en San Miguel. El nombre Campestre lo seleccionamos por la nostalgia que nos atraía por ser originarios del campo. Gracias a Dios, el restaurante tuvo tanto éxito, que abrimos una sucursal por año en San Miguel y nuestra panadería dejó de funcionar como tal y se reconvirtió en un centro de producción”.

El Ing. Romero indica que, “Durante los primeros años los restaurantes eran abastecidos por otras empresas avícolas locales. Cuando se firmó la paz en 1992 y terminó la guerra civil, San Miguel se convirtió en un nuevo polo de desarrollo y empresas de San Salvador buscaron asentarse en San Miguel. Llegaron cadenas grandes de restaurantes y franquicias de comida rápida, lo que se convirtió en una amenaza para las empresas locales, ya que no pudieron hacerle frente a tal competencia. Muchos negocios cerraron y muchas personas pensaron que era el fin de Pollo Campestre”.

“Para hacerle frente a ese nuevo reto tuvimos que reinventarnos, generando el primer cambio de imagen (fachadas, ambientes, mobiliario, etc.,) en los 10 restaurantes existentes en ese momento. Nuestro mayor cambio fue crear un ambiente infantil, donde se incluyeron personajes y áreas de juego en cada restaurante. Y fue así como revitalizamos un nuevo crecimiento en las empresas. Posterior a esto, se presentó una segunda amenaza, ya que tuvimos problemas con el suministro de pollo con nuestros proveedores, por precios, tamaño irregular, inconsistencia en las entregas, lo que afectaba la rentabilidad de la operación”.

“La familia Romero está conformada por sus fundadores Mario y Gloria de Romero y sus tres hijos. Somos tres hermanos, quienes después de salir de la universidad nos incorporamos a las empresas, ya que nuestro padre siempre nos incentivaba para que al terminar de estudiar fuéramos empresarios”.

“Conociendo el problema de suministro de pollo, propusimos la idea de fundar nuestra propia empresa avícola y fue así que en 1998 nace Avícola Campestre. Comenzamos con tres galpones completamente automatizados tipo túnel y una pequeña planta de procesamiento con una capacidad de mil pollos por hora, para poder suministrarnos nuestra propia materia prima: el pollo”.

Restaurante de comida rápida Pollo Campestre; hay 29 en El Salvador (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Restaurante de comida rápida Pollo Campestre; hay 29 en El Salvador
(Foto cortesía de Avícola Campestre)
Avícola Campestre usa la marca Rico Pollo en su pollo procesado (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Avícola Campestre usa la marca Rico Pollo en su pollo procesado
(Foto cortesía de Avícola Campestre)

Grupo Campestre

“El negocio se desarrolló de la siguiente forma: la ganadería y agricultura generó la base para la subsistencia familiar. Esto dio inicio a la panadería, que a su vez generó capital para Pollo Campestre, empresa que generó una gran vitalidad en su crecimiento, por lo que ahora es nuestra empresa líder. Siendo así, Pollo Campestre generó capital para Avícola Campestre, llegando esta última a convertirse en la tercera empresa avícola en importancia en el país”.

“En la actualidad Avícola Campestre y Pollo Campestre son negocios separados que mantienen una relación comercial de compra y venta, generando sus crecimientos de una forma completamente independiente”.

“En noviembre de 2013, Avícola Campestre celebró su 15º aniversario, razón que nos llena de orgullo y nos incentiva a seguir creciendo”.

“Pollo Campestre y Avícola Campestre crecieron y se convirtieron en nuestras principales empresas en ventas. Este crecimiento obligó a diversificarse y conformar una nueva estructura empresarial, creando nuevas empresas de apoyo y es así como nace Grupo Campestre, la que se convierte en la administradora estratégica y financiera del grupo de empresas. Contando en la actualidad con un total 1,300 colaboradores directos, sus fundadores Mario y Gloria de Romero, fungen en la actualidad como presidente y vicepresidente, respectivamente”.

“En la actualidad Pollo Campestre cuenta con 29 sucursales a nivel nacional y dos nuevas en proceso de construcción para finalizar el año. Pollo Campestre creció 14.5% en ventas como restaurante en 2012 y obtuvo un 22% de crecimiento en 2013, proyectando un mayor crecimiento en el 2014”, indica el Ing. Romero.

Granjas de pollo: todos los pollos de producen en galpones de túnel (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Granjas de pollo: todos los pollos de producen en galpones de túnel
(Foto cortesía de Avícola Campestre)
Granjas de pollo: vista aérea (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Granjas de pollo: vista aérea
(Foto cortesía de Avícola Campestre)
La planta de procesamiento (Foto cortesía de Avícola Campestre)
La planta de procesamiento
(Foto cortesía de Avícola Campestre)

Producción de pollos

Los primeros galpones los construyeron ellos mismos. Iniciaron con 75,000 pollos. Los excedentes iban al mercado. Producían pollo blanco pero los clientes del mercado querían pollo amarillo. Hubo un ciclo de crecimiento con los clientes, donde se construyeron más galpones, creció la producción, se amplió la planta de procesamiento y se pigmentaron los alimentos.

A partir de 2005 inicia operaciones la fábrica de alimentos balanceados, Agro Campestre, para abastecer la empresa avícola.

Avícola Campestre hizo una alianza con Walmart en 2007, que fue una importante oportunidad de crecimiento. Ampliaron la planta de procesamiento aún más en ese entonces.

Avícola Campestre produce aproximadamente cuatro millones de pollos Arbor Acres al año. No tiene incubación propia. Compran el pollito bebé a una empresa local de San Salvador. Se procesan 3,500 pollos por hora en la planta de procesamiento. La marca del pollo es Rico Pollo.

La empresa tiene 18 galpones, todos de túnel. El Ing. Romero menciona que el uso de celulosa como aislamiento térmico mejora las condiciones dentro del galpón. La densidad poblacional es de 18 – 19 pollos/m2. Tienen mortalidades de pollos del 2%, que es muy bueno, ya que están en la costa, donde las temperaturas alcanzan hasta los 40º C.

Los galpones miden 150 x 13 m o 110 x 12.5 m. Todas las granjas son iguales, con galpones de Halperín y comederos y bebederos de Chore Time. Usan cama de cascarilla de arroz. Se cambia la cama por cada lote de pollos.

Capacitación de personal en la planta de procesamiento (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Capacitación de personal en la planta de procesamiento
(Foto cortesía de Avícola Campestre)
Personal de Pollo Campestre: la empresa cree que su éxito se debe al personal (Foto cortesía de Avícola Campestre)
Personal de Pollo Campestre: la empresa cree que su éxito se debe al personal
(Foto cortesía de Avícola Campestre)

El éxito depende de la gente

Avícola Campestre cree que su valor más grande son sus colaboradores. Cada año organizan capacitaciones para crear equipos comprometidos y generar nuevos líderes, a través de su programa de Valores y Desarrollo de Liderazgo. La responsabilidad social es un ingrediente vital de la empresa.

El Ing. Romero subraya que “La empresa dedica muchos recursos para fortalecer el crecimiento técnico y profesional de nuestro personal. Lo que hace la diferencia entre el éxito y el fracaso es la gente, esto hace que potencialicemos la tecnología instalada en nuestras empresas”.

“La empresa tiene un grupo joven de gerentes con mucha visión; les gusta lo innovador”.

El biodigestor toma deshechos de la planta de procesamiento y de la lechería y los convierte en biogás para las calderas y aguas tratadas para los cultivos (Foto cortesía de Avícola Campestre)
El biodigestor toma deshechos de la planta de procesamiento y de la lechería y los convierte en biogás para las calderas y aguas tratadas para los cultivos
(Foto cortesía de Avícola Campestre)

Uso de tecnología: energía renovable

Son muchos los ejemplos del uso de tecnología de punta en Avícola Campestre, pero uno de los mejores ejemplos son los proyectos de energía renovable de la empresa. El manejo ambiental se toma muy en serio. Toda la pollinaza de las granjas de pollos se usa para cultivos de caña y sorgo forrajero. Se seca la pollinaza y se manda al campo como abono orgánico.

En 2010 se comenzó un proyecto de tratamiento de aguas residuales y producción de biogás. Se construyó este sistema en la planta de procesamiento. El biodigestor se alimenta con las aguas residuales y grasas de la planta de procesamiento de pollo así como de los deshechos de ganado lechero aprovechando los sueros que genera la procesadora de lácteos de su empresa Agropecuaria La Laguna.

Todas las aguas vertidas del biodigestor se utilizan para regar cultivos de caña. El biogas producido sustituye el consumo de bunker (combustible de origen fósil) con el que se calientan las calderas que producen vapor para el sistema de rendering en la planta de procesamiento de pollo. Las aguas tratadas y los lodos del biodigestor van a los campos de cultivos de caña y sorgo.
La planta de biogás requirió una inversión de US$ 450,000.00. Avícola Campestre fue la primera empresa en tratar los residuos de ganadería en El Salvador.

Los proyectos de alta tecnología continúan. En los galpones que se construirán este año, se le instalarán en su techos panelería solar, como un proyecto para generar su propia energía, sustituyendo un 50% de su consumo actual, siendo este prototipo la base para un proyecto más grande en los próximos años, para toda la operación avícola.

La clave del éxito para Avícola Campestre, sin duda, es la gente y las inversiones que se hacen en los recursos humanos. Pero también queda claro que Avícola Campestre cree en la alta tecnología y sabe bien cómo usarla para el mejor beneficio de la empresa.

Julio 2014

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books