ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Fatiga de jaula y raquitismo

29 diciembre 2014

Con mucha regularidad se analizan las enfermedades patógenas que pueden infectar y rápidamente diseminarse a través de una parvada de gallinas, pero también existen los trastornos nutricionales y metabólicos que pueden no ser infecciosos, pero que si no se identifican y tratan sus síntomas pueden diseminarse rápidamente a lo largo de toda la parvada. Entre estos se encuentran la fatiga de jaula y el raquitismo.

Claudia Dunkley, investigadora avícola de Extensión de la Universidad de Georgia, aconseja sobre las causas y prevención de la fatiga de jaula y del raquitismo,

Ponedoras de huevo  El Sitio AvicolaFatiga de jaula

La fatiga de jaula se observó por primera vez a mediados del siglo XX, poco después de que los productores de ponedoras empezaron a alojar a las gallinas de postura en jaulas.

Aunque las dietas de gallinas ponedoras están formuladas específicamente para ser completas desde el punto de vista de la nutrición, la fatiga de la ponedora enjaulada se describe como una enfermedad nutricional, además de que es una causa importante de muerte en gallinas ponedoras alojadas en jaulas.

Esta condición por lo general sucede en aves alrededor del pico de producción de huevo, la cual puede también relacionarse con la osteoporosis, una condición que hace que se hagan quebradizos los huesos.

La principal causa de la fatiga de jaula se cree que sea el agotamiento de los almacenamientos corporales de calcio, generalmente como resultado de un retraso en la alimentación de alimentos altos en calcio durante la alta producción. La condición puede también darse por una disfunción metabólica que perjudique la absorción de calcio o la calcificación del hueso durante la etapa de producción.

Las aves que sufren de fatiga de jaula van a perder el control de las patas y se van a recostar de lado. Generalmente no existe la pérdida en la producción de huevo ni de la calidad del cascarón o del interior del huevo. Algunos huesos se pueden fracturar y algunos se rompen cuando se manipula a las aves.

Debido a que la condición es más prevalente en las gallinas en jaulas que las que están en corrales en el suelo, el ejercicio puede desempeñar un papel importante en la prevención y tratamiento de esta condición.

Las gallinas se van a recuperar si se cambian de las jaulas y se les permite caminar normalmente en el piso.

Se ha observado que la fatiga de jaula es más prevalente en las jaulas con una sola gallina que en las jaulas con múltiples gallinas, ya que estas aves en la jaula van a ejercitarse más cuando compiten por el alimento y el agua.

La alimentación de las gallinas con una dieta con las proporciones correctas de calcio de forma oportuna, va a permitir el agotamiento del calcio de los huesos medulares.

gallinas ponedoras  elsitioavicolaRaquitismo

El raquitismo está causado por una deficiencia o desequilibrio del calcio, Vitamina D3 o fósforo circulantes. La enfermedad sucede cuando existe un desequilibrio de estos nutrientes o si la dieta es deficiente en cualquiera de ellos.

Algunos medicamentos y las toxinas de hongos también pueden causar el raquitismo. La condición resulta en huesos suaves, que a menudo se doblan, por lo que de esta manera se restringe la capacidad del ave de ponerse de pie y caminar.

El raquitismo se puede prevenir o tratar si la condición se diagnostica a tiempo. Para que suceda la calcificación normal del hueso, el calcio y el fósforo se deben suministrar en cantidades adecuadas y también se necesitan suministrar en la relación correcta uno al otro (2:1). Si hay demasiado o muy poco de estos minerales, puede dar como resultado el raquitismo.

La vitamina D3 es importante porque regula la absorción del calcio.

Las micotoxinas son las toxinas producidas por los mohos u hongos, que pueden tener efectos perjudiciales sobre las aves, entre lo que se incluye la interferencia con la absorción de nutrientes. El raquitismo inducido por las micotoxinas se puede tratar sustituyendo el alimento contaminado con esas toxinas y suplementando con Vitamina D3 a niveles de tres o cuatro veces arriba de lo normal.

Conclusiones

El raquitismo y la fatiga de jaula son enfermedades nutricionales que afectan a las gallinas ponedoras y que pueden representar un alto porcentaje de la mortalidad de la parvada.

La dieta de las gallinas ponedoras está específicamente formulada para ser completa desde el punto de vista de nutrición, no obstante, la existencia de estas enfermedades es prevalente, en especial en gallinas en alta producción, además de que la tasa de mortalidad en las parvadas puede ser alta.

En la actualidad, se puede hacer poco para evitar estados tales como la osteoporosis en gallinas ponedoras alojadas comercialmente en sistemas de jaulas. La enfermedad se puede considerar como una enfermedad de producción, por lo tanto, las mejores prácticas de producción pueden mejorar la salud de la parvada.

También le interesaría

Fatiga de la ponedora en jaula

Efectos de la carencia de fósforo en la dieta de pollitas 

Diciembre 2014

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books