ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Control de los virus de Gumboro y anemia

19 marzo 2015

El éxito de los programas de vacunación depende de la capacidad de las aves para establecer una respuesta inmune fuerte después de la vacunación. Se revisa el impacto de los virus de Gumboro y de la anemia infecciosa como problemas inmunodepresores en las aves, escribe el Dr. Alejandro Banda, Universidad Estatal de Misisipi, EUA.

pollo de engorde   ElSitioAvicolaUn estado de inmunodepresión en las aves consiste en una disfunción temporal o permanente de la respuesta inmune como resultado del daño al sistema inmunocompetente, con el consiguiente incremento en la susceptibilidad hacia agentes patógenos.

Los agentes con capacidad de lesionar directamente a dicho sistema como el virus de la enfermedad infecciosa de la bolsa de Fabricio (enfermedad de Gumboro), enfermedad de Marek o reovirus pueden clasificarse como inmunodepresores.

Por otro lado se define inmunoevasión como todas las respuestas iniciadas por los patógenos para contrarrestar al sistema inmune.

Entre los principales efectos de un eventual estado de inmunodepresión se incluyen:

a) Incremento en la susceptibilidad hacia algunas enfermedades infecciosas como enfermedad respiratoria crónica complicada, enfermedad de Newcastle, hepatitis con cuerpos de inclusión, laringotraqueítis, salmonelosis e inclusive infecciones por Eimeria sp entre otras. Por otra parte, también incrementa la presentación de infecciones “oportunistas”.

b) Reducción de la respuesta inmune a vacunaciones, por ejemplo se ha demostrado que el virus de la enfermedad infecciosa de la bolsa afecta la respuesta inmune por vacunación contra enfermedad de Newcastle, coriza infecciosa, bronquitis infecciosa, laringotraqueítis, entre otras.

c) Afecta parámetros productivos, ya que se presentan malas conversiones alimenticias, incremento en la morbilidad y mortalidad y aumento de aves decomisadas en el matadero. En un estudio de campo en Irlanda se determinó que las parvadas sanas tenían un peso superior al 10% en comparación con las parvadas afectadas por la forma subclínica de enfermedad de Gumboro.

Por tener la mayor importancia clínica en el campo la enfermedad infecciosa de la bolsa de Fabricio y la anemia infecciosa de las aves se tratarán con mayor detalle.

pollitos de engordeImportancia de la enfermedad de Gumboro

La enfermedad de Gumboro, es una enfermedad de origen viral, aguda, altamente contagiosa, de aves jóvenes, caracterizada por afectar principalmente a la bolsa de Fabricio, lo que ocasiona un estado de inmunodepresión en aves jóvenes. Esta enfermedad es producida por un virus miembro de la familia Birnaviridae, género Avibirnavirus.

El virus de la enfermedad infecciosa de la bolsa de Fabricio puede afectar las respuestas inmunes humoral y celular. La inhibición de la respuesta humoral se le atribuye a la destrucción de células productoras de anticuerpos. Se ha determinado que también pueden ocurrir alteraciones en el proceso de presentación de los antígenos y en las funciones de las células cooperadoras.

Estudios in vivo e in vitro han demostrado que las células blanco de este virus son linfocitos inmaduros que presentan moléculas de IgM en su membrana.

La forma subclínica producida por cepas variantes generalmente se presenta en aves menores de tres semanas y la consecuencia más importante de esta presentación son los cuadros de inmunodepresión.

Mientras más temprana sea la infección, más severa será la inmunodepresión. Sin embargo, cuando una cepa muy virulenta está involucrada, se producen brotes clínicos caracterizados por lesiones hemorrágicas severas y generalizadas con alta mortalidad.

La forma subclínica que generalmente ocasiona inmunodepresión se encuentra prevalente en los Estados Unidos y mediante pruebas moleculares se ha determinado que los virus variantes tipoDelaware E son los predominantes.

transmision de enfermedades  elsitioavicolaSimilitudes genéticas mundiales de Gumboro

Es interesante comentar que se han detectado virus muy similares en Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Es posible que estos virus detectados en América Latina se originaran de cepas Delaware de los Estados Unidos debido a las similitudes genéticas observadas.

Los brotes de la enfermedad de Gumboro de alta virulencia están caracterizados por altos porcentajes de mortalidad en las parvadas afectadas, con la presencia de hemorragias generalizadas especialmente en masas musculares, bursitis con exudado sanguinolento, nefrosis y nefritis así como deshidratación.

Las cepas muy virulentas no presentan cambios antigénicos significativos, sin embargo, la virulencia de estas cepas esta supremamente incrementada y estas cepas se han diseminado por prácticamente todo el mundo.

A partir del año 1997, la forma muy virulenta de Gumboro se empezó a detectar en el continente americano. Inicialmente se observó en granjas de pollo de engorde en Brasil, y posteriormente se ha presentado en República Dominicana, Venezuela, Uruguay, Argentina, Colombia y posiblemente en otros países.

Las características clínicas y patológicas han sido muy similares a las observadas en Europa, Asia y África. Como resultado de los trabajos del autor en la Universidad de Georgia se determinó que las cepas muy virulentas detectadas en América Latina pueden tener su origen en los virus europeos, por su similitud genética.

Los virus de Venezuela resultan ser los más cercanos a la cepa europea UK661, que ha sido considerada como el prototipo de los virus muy virulentos. Por otro lado, las cepas detectadas en Brasil y República Dominicana resultaron poseer características genéticas que las hacen ligeramente más distantes de los virus Europeos.

En conclusión, parece ser que la situación de la enfermedad en América Latina es compleja por la presencia de cepas estándares, variantes antigénicas y muy virulentas. Parece ser que los virus están evolucionando de acuerdo con las condiciones imperantes de cada país o zona.

Debido a la variabilidad genética que presenta el virus de la enfermedad de Gumboro, sus propiedades antigénicas y de patogenicidad también son muy variables. Por lo tanto las técnicas moleculares son muy útiles ya que son muy sensibles para detectar los cambios genéticos presentes en las diferentes cepas de campo y vacunales.

La técnica de RT-PCR es un procedimiento ampliamente utilizado en investigación o diagnóstico. La RT-PCR es altamente sensible y se puede realizar utilizando tejidos bursales refrigerados, congelados, preservados en fenol o recolectados utilizando tarjetas Whatman® FTA. Mediante las tarjetas FTA se puede realizar el envío de muestras de diferentes lugares o países, a los laboratorios que cuenten con la infraestructura necesaria para realizar la prueba.

vacunacion de pollos El Sitio AvicolaControl de Gumboro

Los puntos clave para establecer el control de la enfermedad de Gumboro incluyen la reducción del desafío de campo mediante medidas de bioseguridad, higiene y desinfección. El desarrollo de inmunidad pasiva mediante vacunación de reproductoras para garantizar la transferencia de anticuerpos maternales elevados y uniformes.

Finalmente, la vacunación en el pollo de engorde para estimular una respuesta inmune activa. El éxito de la vacunación activa depende de la selección correcta de la vacuna, del tiempo oportuno de vacunación y de una aplicación adecuada.

La inmunización a través de la vacunación es el principal método para controlar la enfermedad de Gumboro. La inmunización de parvadas de gallinas reproductoras es especialmente importante para conferir inmunidad pasiva a la progenie.

Se ha demostrado que este virus es capaz de infectar e inducir una respuesta inmunitaria en las aves susceptibles cuando se administra por vía ocular con gota en el ojo o por vía nasal en pollos comerciales. También puede inducir una respuesta mediante la aplicación oral, o por aspersión.

Existen muchas cepas de vacunas vivas con base en la virulencia y propiedades antigénicas. De acuerdo a su virulencia, las vacunas se pueden clasificar en suaves, intermedias-suaves, intermedias, intermedias-plus o cepas "calientes".

Las cepas varían en su virulencia, en su grado de atenuación y pueden inducir cierto grado de atrofia e inmunodepresión. Cuanto más fuerte es la atenuación, mayor puede ser la posibilidad de que exista interferencia con anticuerpos maternales; y su eficiencia frente a cepas de campo muy virulentas será menor.

Las vacunas inactivadas emulsionadas en aceite se usan como un refuerzo ("boost") y para conferir una inmunidad mediada por anticuerpos más prolongada en las parvadas de gallinas reproductoras. Estas vacunas inactivadas son más efectivas en pollos que han sido primovacunados "primed" con virus vivos en la forma de vacuna o por exposición natural. Estas vacunas emulsionadas en aceite pueden contener ambas cepas estándar o cepas variantes.

Es importante la evaluación de los títulos de anticuerpos para determinar la efectividad de la vacunación y la persistencia de los mismos.

La mayoría de los adyuvantes para vacunas que se utilizan en avicultura incluyen formulaciones clásicas de agua en aceite, aceite en agua, saponinas y formulaciones con base en alumbre. El mecanismo exacto por el cual los adyuvantes funcionan no se ha establecido completamente.

pollo de engorde  ElSitioAvicolaImportancia de la anemia infecciosa aviar

La anemia infecciosa aviar es una enfermedad viral de aves jóvenes caracterizada por producir anemia aplástica y atrofia generalizada del tejido linfoide, con la consecuente inmunodepresión. El virus causante de la anemia infecciosa ha sido identificado como un Gyrovirus y juega un papel muy importante en diversos síndromes que se han denominado como síndrome hemorrágico, dermatitis y anemia, o enfermedad del ala azul.

El virus de la anemia infecciosa aviar induce inmunodepresión debido a que destruye a los precursores de las células T, lo que ocasiona una baja en las poblaciones de células citotóxicas y cooperadoras. Con la disminución en células T, se produce un incremento en la severidad de infecciones oportunistas y la presentación de respuestas humorales subóptimas.

La infección de pollos jóvenes puede ser resultado de una transmisión vertical y pueden generar una enfermedad clínica. Actualmente, los pollos están protegidos contra este tipo de infección temprana mediante anticuerpos maternales. La infección después de las tres semanas generalmente son subclínicas pero pueden resultar en inmunodepresión.

El virus de la anemia infecciosa puede diseminarse en los pollos horizontal y verticalmente. La transmisión horizontal ocurre a través del contacto de pollos susceptibles con pollos infectados verticalmente, con fomites contaminados, o con alojamientos contaminados. La resistencia del virus es muy relevante en la transmisión.

La transmisión horizontal puede ocurrir con mayor probabilidad a través de la ingestión de alimento contaminado con excretas, pero la infección por las vías respiratorias no puede descartarse.

La transmisión vertical puede resultar en una enfermedad severa caracterizada por atrofia linfoide generalizada, anemia severa y desarrollo de hemorragias musculares. Los pollos infectados verticalmente aparecen normales al nacimiento, pero muestran mayor mortalidad y desarrollan la enfermedad de los 10 a los 14 días.

En condiciones de campo, se ha observado que la transmisión vertical puede ocurrir durante un período de 3 a 9 semanas después de la infección, y su nivel máximo se presenta de 1 a 3 semanas, dependiendo de la velocidad de diseminación de la enfermedad y del desarrollo de inmunidad.

El virus de la anemia infecciosa es ubicuo en las parvadas de pollo de engorde a nivel mundial. Debido a que el virus es muy resistente a la inactivación, no es factible que la infección pueda limitarse con medidas de desinfección y bioseguridad únicamente. La limpieza y desinfección deben ser combinadas con un descanso sanitario adecuado y vacunación.

reproductoras pesadas   El Sitio AvicolaControl de la anemia infecciosa

La exposición de las parvadas de reproductoras naturalmente o por la aplicación de vacunas antes del inicio de la postura, son medidas utilizadas para proporcionar inmunidad contra exposiciones posteriores y para prevenir la transmisión vertical. Las vacunas contra el virus de la anemia solo están autorizadas para ser usadas en aves reproductoras o pollas de reemplazo.

Con base en evaluaciones serológicas, la mayoría de las parvadas de reproductoras que se crían en los Estados Unidos se infectan antes de las 12 semanas de edad. La inmunidad adquirida previene la transmisión vertical a lo largo de toda la vida productiva de la parvada.

Uno de los problemas relacionados con el control de la anemia infecciosa es que se considera que la conversión entre las 16 y 20 semanas garantiza protección en la progenie. Sin embargo, se ha visto en algunos casos que la transmisión vertical puede ocurrir aun cuando haya seroconversión.

Las aves reproductoras seropositivas pueden no neutralizar al virus y pueden transmitirlo. Los machos seropositivos pueden portar al virus en sus gónadas por tiempo indefinido.

Algunas opciones que se están analizando son la aplicación de múltiples vacunaciones y el uso de vacunas atenuadas en pollo de engorde. Mientras tanto, es importante vacunar a las reproductoras de manera consistente, la hiperinmunización de las parvadas de reproductoras puede inducir una protección mediada por anticuerpos maternales mayor y más duradera, especialmente durante el período de mayor susceptibilidad de la progenie que son las dos primeras semanas de edad.

También le interesaría

Aspectos prácticos en el control de la enfermedad de Gumboro 

Marzo 2015

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books