ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Nutrición del pollo durante la última semana: introducción

06 abril 2015

La última semana de producción de los pollos, es la semana que presenta mayor mortalidad. Esta es una fase muy desafiadora para los nutricionistas, para ajustar las necesidades nutricionales de los pollos. (Primera parte de una serie de dos artículos).

Conferencia de Antonio Mário Penz Junior, Cargill Animal Nutrition, Brasil durante el XIII Seminario Internacional de Patología y Producción Aviar, AMEVEA, Universidad de Georgia, marzo 2014.

Conceptos básicos de la última semana

Normalmente, es la semana que presenta mayor mortalidad. Por esto es que en algunas condiciones los pollos son sometidos a restricción alimenticia, en las más variadas intensidades.

Así sea que se defina que tendrá de 5 a 7 días; con respecto al consumo del alimento, este período puede variar debido al sexo, uniformidad, temperatura, densidad, etc. Esto puede dificultar la administración correcta de los nutrientes para esta fase y también la manipulación de aditivos que requieren plazos legales de retirada.

Es posible que en diferentes días de la última semana se retiren pollos del galpón, causando períodos de estrés y retirada de alimento no recomendados; además de aumentar los riesgos de bioseguridad.

Si los pollos son separados por sexo, toda la programación de retirada de requiere diferentes estrategias.

Si los pollos son separados por sexo, las dietas en esta fase y en la fase anterior pueden tener composiciones diferentes y también requieren estrategias específicas para las cantidades de alimento y de su distribución.

Nutrición en la última semana

Esta es una fase muy desafiadora para los nutricionistas, para ajustar las necesidades nutricionales de los pollos. Hay algunas definiciones importantes que deben ser hechas antes de formular la dieta para la última semana.

Las más importantes son la edad de sacrificio de las aves (28, 35, 42 o 49 días); si las aves son producidas separadas por sexo o de forma mixta y si reciben alimentación diferenciada; las maneras de alimentar los pollos en esta fase, que pueden ser de forma “ad libitum”, hasta restricciones alimentarias hechas por régimen de luz, disponibilidad de alimento por cantidad definida por día o por retirada de alimento de forma más o menos intensa y por final, para que propósito los pollos están siendo producidos, para venta como vivo o como producto para ser empleado en procesos de transformación de las canales.

Los tejidos de los pollos tienen distintos crecimientos alométricos, donde la pechuga tiene un valor más grande (1.26) que los muslos (1.06) y esta diferencia permanece por las fases más tardías de desarrollo (Govaerts et al., 2000 y Schmidt et al., 2009).

Con esto, seguramente la demanda de aminoácidos debe ser distinta y de acuerdo con el propósito final de producción.

Cuando la edad de sacrificio cambia, la composición de las fórmulas no pueden ser las mismas pues los períodos fisiológicos y de desarrollo varían en períodos muy cortos. Así, empresas que tienen fechas de sacrificio muy distintas deben tener programas nutricionales adaptados a estas condiciones. En general, las dietas, con el tiempo aumentan de energía, disminuyen en los nutrientes en general y mantienen o aumentan las relaciones de amino ácidos digestibles con la lisina digestible.

Se hay producción de pollos sexados, es fundamental considerar dietas distintas para todas las fases, especialmente después de los 21 días de edad. Formulaciones para sexos separados tienen diferencias de precios entre machos y hembras que pueden alcanzar valores ponderados de pelo mínimo 3%.

Aquí también se incluye la decisión del producto final. En formulación de venta de pollos vivos los requerimientos son distintos de los requeridos por pollos que serán despresados. En esto caso también las diferencias de costo de formulación son significativas.

Pero lo más complejo para esta fase son las restricciones alimentarias. Los pollos como los demás animales consumen cantidades de nutrientes crecientes, a cada día.

Las referencias en calorías o porcentual de nutrientes de las dietas son las que acomodan los consumos adecuados para cada día, pues ocurre un aumento diario de consumo total de alimento.

Cuando hay restricciones, o la densidad de los nutrientes debe ser aumentada para compensar las reducciones de consumo o los pollos tendrán acceso a menos nutrientes a cada día, o que reduce su velocidad de crecimiento. Normalmente, la segunda situación es la más común, pues la idea es reducir velocidad de consumo, por alguna razón metabólica y que lleva a un aumento de mortalidad.

Lo que es importante recordar es que cuando el alimento es restringido, no solos los nutrientes son administrados en cantidades marginales, también los animales tienen una suplementación marginal de todos los aditivos, como anticoccidiales, mejoradores de performance, atrapantes, entre otros.

Restricción alimentaria

Como comentado anteriormente, la restricción alimentaria en las últimas fases de producción de pollos requiere una evaluación caso a caso, desde cuando inicia la restricción, la forma como es aplicada y la intensidad de la misma.

Fundamentalmente, las dos principales razones para que sea la restricción aplicada es para disminuir problemas metabólicos de final de producción (ascitis, muerte súbita, problemas de piernas. etc), que resultan en una mayor mortalidad, o para buscar una mejor conversión alimentaria de la parvada.

El riesgo, cuando es indebidamente manejado, es que la parvada tenga una reducción de ganancia de peso y peor conversión alimentaria, permaneciendo por más tiempo en el galpón para alcanzar el peso y tiendo la uniformidad del lote comprometida.

Cornejo et al (2007) realizaron restricción cualitativa en pollos Hubbard, a través de la disminución de los niveles de energía metabolizable y del aumento de los niveles de proteína cruda de la dieta.

Esto fue hecho con el propósito de disminuir la relación energía:proteína de la dieta. Las aves fueran divididas en 4 grupos, un grupo control, con alimentación à voluntad y otros tres grupos con restricción alimentaria de 7 a 14, de 7 a 21 y de 22 a 35 días de edad. La ganancia de peso acumulada (1 a 49 días de edad) de los pollos del grupo control fue estadísticamente superior de aquellos que recibieran cualquier de las restricciones.

Considerando solamente la restricción de 21 a 35 días, esta no afectó significativamente el consumo de alimento pero afecto la ganancia de peso y la conversión alimentaria de los pollos. Esto es muy importante pues una vez promovida una restricción, y si después el alimento vuelve a ser ofrecido a voluntad, el consumo aumenta pero no hay tiempo para compensar las pérdidas ocurridas durante el período de restricción alimentaria.

Referencias bibliográficas

Cornejo, S. et al. 2007. Qualitative feed restriction on productive performance and lipid metabolism in broiler chickens. Arq. Bras. Med. Vet. Zootec., 59(6):1554-1562, 2007.

Govaerts, T. et. al. 2000. Early and temporary quantitative food restriction of broiler chickens. 2. Effects on allometric growth and growth hormone secretion. Brit. Poultry Sci. 41:355-362.

Schmidt, C.J et al. 2009. Comparison of a modern broiler line and a heritage line unselected since the 1950s. Poultry Sci. 88:2610-2619.

También le interesaría

Nutrición del pollo durante la última semana: energía, proteína y minerales

Nutrición del pollo durante la primera semana: introducción

Nutrición del pollo durante la primera semana: calidad de los ingredientes

Nutrición del pollo durante la primera semana: proteína y minerales

Abril 2015

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books