ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Síndrome de mortalidad por picos en pollos de engorde - parte 3

28 julio 2015

Aunque el síndrome de mortalidad por picos en pollos de engorde no es un tema candente en la industria ya, todavía es en cierto modo un problema recurrente en muchas partes del mundo. En la tercera parte de esta serie de artículos, Ángel Salazar se centra en el saneamiento, el control de plagas, el manejo de la yacija y los alimentos balanceados y en cómo pueden prevenir la aparición de esta enfermedad.

Read this article in English

Los picos de mortalidad reciben el nombre de síndrome porque no hay una relación causa-efecto única, indiscutible y sistemática que defina de forma clara y completa todos los aspectos de esta enfermedad.

Medidas de prevención generales y de sentido común

Resulta útil aumentar el tiempo de inactividad de la granja a un mínimo de 12 – 14 días entre dos lotes sucesivos de pollos.

Es indispensable mantener el área de cría inicial en unas buenas condiciones de limpieza y de higiene a fondo. Hay que eliminar todos los restos y zonas de yacija compacta del lote anterior. En esta parte de la nave, resulta de gran ayuda añadir unos 5 cm de yacija seca y nueva por encima.

Hay que prestar especial atención a retirar todas las plumas viejas y a quemarlas. Este es otro aspecto clave para reducir la incidencia de los picos de mortalidad. En esta lucha, el sistema de extracción del aire de las naves con ventilación túnel es un punto crítico de control. A menudo, tras la limpieza de la nave, aún se pueden detectar grandes acumulaciones de plumas viejas de lotes anteriores que el equipo de limpieza pasó por alto y dejó sin tocar.

Programas de control de roedores y otras plagas

Puesto que los arenavirus también infectan a escarabajos, ratones, ratas y otras aves como las palomas, es necesario realizar un esfuerzo coordinado para lograr mantener a estas plagas alejadas de nuestros animales o, como mínimo, bajo control. Es fundamental, por tanto, seguir un programa estricto y disciplinado de control de roedores.

La gran estructura oscura y alargada de los paneles húmedos o de la entrada de aire de las naves debe limpiarse a fondo y mantenerse libre de cualquier tipo de suciedad que suele acumularse en esta zona con el paso del tiempo. Deben colocarse guijarros en el suelo o rellenarlo con hormigón para evitar que las ratas excaven agujeros y accedan con facilidad a la zona.

Entre dos lotes sucesivos de pollos y durante el periodo de inactividad, hay que colocar en las instalaciones un sistema de control completo y racional utilizando cebos anticoagulantes en bloque o pellet. La importancia de esta práctica es mayúscula.

Asimismo, cuando se vacía una granja o explotación vecina es hora de poner en marcha nuestro programa de control con cebos. Las colonias de ratas son capaces de viajar varios kilómetros en busca de comida y refugio. Pueden invadir fácilmente nuestra granja de pollos de carne si esta dispone de una gran cantidad de alimento y de buen refugio.

Seguramente tanto la presencia de ratones como de ratas es un factor importante que interviene en la reaparición de los picos de mortalidad en granjas o naves problemáticas y reincidentes.

Uso intensivo de yacija reciclada

El empleo intensivo de material reciclado de cama con infestaciones masivas de escarabajos tenebriónidos es también un punto crítico de control a tener en cuenta. Amontonar y dejar fermentar la yacija reutilizada es un factor clave para reducir la población de escarabajos. Hay que disminuir la dependencia hacia la aplicación de insecticidas.

No hay que dejar que se acumulen pilas o restos de yacija vieja en la parcela donde están situadas las naves de los pollos de carne. Se debe eliminar de manera eficaz y adecuada la yacija vieja lejos de las instalaciones de la granja.

También debe considerarse la opción de limitar la reutilización del material de cama a 5 o 6 lotes consecutivos. Casualmente, he conocido en Centroamérica varias granjas de pollos para producción de carne de tamaño medio que nunca han utilizado cama reciclada. Hasta donde yo sé, estas explotaciones no han padecido ni un solo brote de picos de mortalidad. ¿Será una pura coincidencia?

Programas de iluminación, prácticas variadas de manejo, tipo de equipos de alimentación

El Dr. John Schleifer (Hoechst Roussel Vet, Gillsville, Georgia, Estados Unidos) señaló en un artículo que una técnica de manejo que ha resultado ser la mejor ayuda para reducir la incidencia de los picos de mortalidad es instaurar un programa de iluminación adecuado que limite el número de horas de luz a las que están expuestos cada día los pollos jóvenes. El razonamiento que hay detrás de este tipo de programa de iluminación es lograr aumentar el número de horas ininterrumpidas de oscuridad total de las aves a medida que van creciendo y madurando.

El objetivo de esta estrategia es incrementar el nivel de melatonina, una hormona natural que segregan ciertas áreas del cerebro. Una mayor concentración de melatonina puede ayudar a aumentar la concentración de hormona del crecimiento y reducir la incidencia de aves hipoglucémicas. Estos ajustes en los programas de iluminación han sido exitosos tanto de forma experimental como en la práctica. Sin embargo, como cualquier otra estrategia que se haya intentado, ningún programa único de iluminación ha resultado ser la panacea. Siguen produciéndose brotes esporádicos de síndrome de mortalidad por picos independientemente de las medidas de manejo implementadas.

Durante las primeras dos a tres semanas de la crianza se puede considerar la opción de exponer a los pollos jóvenes a breves periodos de luz natural; bajar las cortinas laterales de una nave con ventilación de túnel varias veces a la semana permite tener pollitos más activos y vivaces. La reacción más frecuente es ver a los pollitos o a los pollos dirigirse inmediatamente a los bebederos de tetina o a los platos comederos. Aunque sea solo por eso, rompe la monotonía reinante en la nave.

No olvidemos que el comportamiento temprano de beber y de comer son en ambos casos conductas aprendidas; la luz natural del día permite aumentar la intensidad de iluminación de la nave sin ningún coste. En pocas palabras, es importante que durante los primeros 15 – 18 días de la crianza se garantice una buena intensidad de iluminación.

Los bebederos “mini” o los comederos tipo “Turbo” son cada vez más populares y, hoy en día, su uso se ha extendido en el sector avícola de carne como comedero complementario durante las dos primeras semanas de la crianza. Este tipo de comedero requiere menos trabajo y si su mantenimiento se realiza adecuadamente, conserva el pienso mucho más fresco y limpio que las bandejas tradicionales para pollitos.

Si solo se pueden utilizar bandejas, es recomendable añadir cantidades pequeñas o medianas de pienso fresco tan a menudo como sea posible a lo largo del día. Si al sacarlas de la nave después de los primeros 8 a 10 días de la crianza se detectan trozos compactos, espesos y mohosos de pienso y excrementos en el fondo, sin duda es un indicador inequívoco de que se han colocado grandes cantidades de pienso en las bandejas una o dos veces al día.

Nota final

La realidad es que con frecuencia un lote de pollos afectado por el síndrome de mortalidad por picos responde bien a un tipo de tratamiento o manejo mientras que la misma estrategia no produce ningún resultado en otro lote. Esta situación supone sin duda una traba importante en nuestros esfuerzos por lograr identificar una solución eficaz y sistemática que nos permita minimizar la incidencia de los picos de mortalidad en el campo. De todos modos, son muchos los progresos que se han hecho desde que la enfermedad se detectó por primera vez a finales de los ochenta.

También le interesaría

Síndrome de mortalidad por picos en pollos de engorde - parte 1 

Síndrome de mortalidad por picos en pollos de engorde - parte 2 

Julio 2015

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books