ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Chinches de cama: plagas difíciles de controlar en los lotes de reproductoras - 1

29 octubre 2015

La infestación por chinche de cama en los alojamientos avícolas supone consecuencias negativas para la salud, bienestar y productividad de las aves. (Primera parte de una serie de dos artículos).

En este artículo extraído del proyecto "MSU Cares" de la Universidad Estatal de Misisipi, EUA, los investigadores describen el ciclo de vida de los parásitos de la yacija, la influencia en los lotes y las maneras de controlar las plagas.

chinches de cama en la granja
Figura 1. Chinches de la cama 

La chinche de cama, también conocido como chinche doméstico o común (Cimex lectularius L.) es un insecto hematófago (se alimenta de sangre) que puede convertirse en una plaga en las instalaciones de reproductoras, según expone el profesor Tom Tabler y sus colegas de la Universidad Estatal de Misisipi.

Existen otras tantas especies y son ocasionalmente importantes, incluidas la chinche del murciélago (C. pilosellus), la de la golondrina (Oeciacus vicarious) o la conocida como chinche mexicana (Haematosiphon inodorus) (Roe, 2000). Sin embargo, la chinche de cama común es la especie que se encuentra con mayor frecuencia.

Las chinches de cama pertenecen a la familia de insectos de los Cimicidae. Los miembros de esta familia de insectos son pequeños, ovalados, planos, de cuerpo duro y no voladores, puesto que las alas están ausentes o se reducen a una parte (Figura 1).

Todos los miembros de esta familia de insectos se alimentan exclusivamente de sangre. Las chinches de cama llevan aquí miles de años, se mencionan en textos medievales europeos y en escritos de la Grecia Clásica que se remontan a la época de Aristóteles (Potter, 2012). Sin embargo, son muchos en Estados Unidos los que no los conocen debido a que no han supuesto un problema durante 50 años o más.

Se mantenían bajo control mediante el uso de insecticidas sintéticos. Sin embargo, el aumento en el uso de cebos localizados, el uso reducido de insecticidas en aerosol para el control de cucarachas y hormigas (lo cual también ayuda en el control de las chinches de cama) insecticidas menos efectivos disponibles en el mercado, ausencia de concienciación pública y un descenso de la vigilancia social han fomentado el resurgimiento de la chinche de cama actual.


Figura 2. Chinches adultas, ninfas y cutículas (muda del exoesqueleto)

Ciclo de vida

El ciclo de vida de una chinche de cama común comprende las siguientes fases: huevo, cinco estados de ninfa (cada una mayor que la anterior) y adulto (Steelman, 2000) (Figura 2).

Cada fase de ninfa inmadura debe tomar su ingesta de sangre para desarrollarse hasta la fase siguiente. Como todos los insectos, las chinches de cama poseen un esqueleto exterior (exoesqueleto) y, por lo tanto, debe mudar ese exoesqueleto para hacerse más grande. (Miller y Polanco, s.f.).

Las chinches de cama adultas también deben tomar su ingesta de sangre regular para reproducirse. Las adultas son de color marrón rojizo, mientras que las ninfas y los huevos son blanco amarillento. Al año pueden aparecer de tres a cuatro generaciones, aunque lo más frecuente es que aparezcan una o dos.

Una chinche de cama hembra puede poner de 50 a 350 huevos en su vida. Los huevos eclosionan normalmente a los diez días. Sin embargo, a temperaturas superiores a 21 °C (70 °F), los huevos pueden eclosionar entre 6 y 17 días después de la puesta y pueden tardar hasta 28 días a temperaturas inferiores (Roe, 2000).

El tiempo que dura cada uno de los cinco estados de ninfa depende de la temperatura y de lo rápido que las ninfas son capaces de obtener su ingesta de sangre. En una instalación avícola, debido a que las aves proporcionan un suministro de sangre continuo, el factor determinante es normalmente la temperatura.

A 26 °C (80 °F) aproximadamente, el intervalo entre estados de ninfa es de unos 4 días. Por lo tanto, el ciclo de vida, desde el huevo hasta el adulto, necesita unos 30 días para completarse (Steelman, 2000).

Tanto las ninfas como los adultos pueden sobrevivir durante varios meses sin su ingesta de sangre. Esto facilita bastante que una plaga de chinche de cama sobreviva inactiva entre los lotes de reproductoras y después, una vez que se ubica un nuevo lote, comienzan a alimentarse de este.

Resurgir reciente

Las chinches de cama han recuperado atención a nivel mundial recientemente debido a su resurgimiento en las viviendas que comparten con las personas tales como viviendas, hoteles, apartamentos, albergues para personas sin hogar y habitaciones de residencias universitarias (Figura 3).

En el mundo desarrollado, se pensaba que las chinches de cama habían sido erradicadas como plaga entre los años 1940 y 1950 debido al uso generalizado de DDT.
Sin embargo, siempre han existido poblaciones en zonas como Centroamérica, Sudamérica, Europa, África y Oriente Medio. Es posible que las poblaciones nunca fueran eliminadas del todo en Estados Unidos.

Las chinches de cama pueden haber encontrado simplemente un hospedador alternativo (pollos, por ejemplo) durante unos años mientras crecían en número.

Las razones de este resurgimiento reciente no se comprenden del todo, pero puede incluir un aumento de los viajes de larga distancia en avión, la capacidad de las chinches de cama para dispersarse de manera local, la reducción en el uso de insecticidas residuales y la capacidad de movimiento que tienen para pasar de las aves a los murciélagos y hasta las aves domésticas y después a las personas (Steelman et al., 2008).


Figura 3. Chinches en un colchón

La resistencia de las chinches de cama a los insecticidas es un problema grave y se observó por primera vez con el DDT (Lofgren et al., 1958), después con el malatión y el diazinón (Feroz, 1968) y más recientemente con los piretroides (Romero et al., 2006).

Esta tendencia de resurgimiento actual podría ser el resultado de un aumento en el uso de cebos insecticidas, que las chinches de cama no consumen, para controlar la aparición de cucarachas y plagas similares y un menor número de ingredientes activos efectivos contra este hematófago en concreto.

Aunque la propagación activa de las chinches de cama puede ser importante, la pasiva es, casi exclusivamente, su método de dispersión (Steelman et al., 2008). Son muy eficientes a la hora de "viajar gratis" y pueden ir transportadas en el equipaje, la ropa, las camas, los muebles, etc.

Pueden moverse fácilmente desde el alojamiento avícola hasta una vivienda e ir transportadas en la ropa, zapatos, bolsos, etc. Las chinches de cama pueden llegar a las instalaciones avícolas en estado de huevo, ninfa o adulto, adheridas a cajas, ropa, jaulas, slats, equipo de retirada de la yacija u otros equipos traídos de instalaciones avícolas ya infestadas.

También pueden llegar en los gallos de reemplazo o en las pollitas y gallos cuando se introduce un nuevo lote en la granja.

Los autores de este artículo son: Tom Tabler, Profesor de la Extensión de Ciencia Avícola; Kelly M. Loftin, Extensión de Entomología, Universidad de Arkansas Servicio de Extensión Cooperativa; Morgan Farnell, Profesor Asociado, Ciencia Avícola; Jessica Wells, Instructor de Extensión, Ciencia Avícola; y Haitham M. Yakout, Investigadora Científica, Departamento Animal y de Ciencia Avícola, Virginia Tech. Las fotos son cortesía de Dini Miller y Molly Stedfast del Departamento de Entomología del Instituto Virginia Tech.

Tambien le interesaría

El control de ácaros sin uso de pesticidas

Octubre 2015

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books