ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Entendiendo la compartimentación: alternativa para el comercio pecuario internacional

16 noviembre 2015

La compartimentación es una subpoblación animal mantenida en una o varias explotaciones bajo un mismo sistema de gestión de la bioseguridad y con un estatus sanitario particular respecto de una enfermedad determinada o enfermedades determinadas

 
Artículo de Reinaldo Cubillos G. , Veterinario. Máster en Sanidad y Producción Porcina. Coach profesional, Director Consultora SwineAdvisor, Chile

En las década de los 80, la ganadería intensiva comenzó a expandirse en los países en vías de desarrollo, un ejemplo es el caso de Chile, un país que su actual participación en el comercio mundial se debe, en gran medida, a una estrategia de desarrollo nacional, a los acuerdos comerciales con otros países y por sobre todo a una excelente lectura por parte de las industrias de cómo interpretar las señales de la globalización del comercio mundial.

En este contexto, hace muy pocos días ya ingresó al congreso chileno el Trans-Pacific Partnership (TPP), un acuerdo multilateral de 12 países que contemplan 800 millones de personas y el 40% del PIB mundial. Los países latinoamericanos que participan en este acuerdo son Chile, Perú y México.

Este tipo de iniciativas abren nuevos mercados, en el cual es necesario diseñar y colocar productos pecuarios de calidad y de excelencia sanitaria. Bajo este creciente y globalizado mundo comercial, emergen cada día amenazas sanitarias que pueden generar un gran impacto en la economía de un país.

Seguramente algunos recuerdan perfectamente los problemas que ocurrieron a inicios la década del 2000 con el brote de encefalopatía espongiforme bovina, o los brotes de influenza aviar en Asia, que posteriormente se propagaron por Europa y Norteamérica.

Las amenazas sanitarias no sólo ocasionan un problema de salud pública o de flujos comerciales, sino también importantes inversiones de infraestructura, desarrollo de productos e innovación.

A raíz de todo lo anterior, las políticas económicas a nivel mundial tuvieron que reformarse y aplicar estrategias que mitiguen los riesgos asociados a estas amenazas. De esta forma, las industrias de cada uno de los países interesados comienzan en el desarrollo y aplicación de programas de bioseguridad en los sistemas productivos pecuarios, de esa forma generan una estrategia que aporta gran valor y proyección para sustentabilidad de los mercados.

Históricamente, la condición sanitaría de un país estaba determinada por si era libre o positivo a una enfermedad determinada y sus fronteras geográficas eran los limites epidemiológicos, hoy en día, esto pierde importancia, pues cada vez más las personas y mercancías entran o salen de los países, por lo que ha surgido la necesidad de implementar medidas sanitarias para la protección de la sanidad animal y pública.

Compartimentación versus zonificación

En este contexto, en el año 2006, se agregó al Código Sanitario de los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), nuevas alternativas para el comercio internacional de productos pecuarios, proponiéndose dos herramientas: la zonificación y la compartimentación. Con ellas se busca equilibrar a un nivel adecuado de protección a las poblaciones humana y animal, con la expansión del comercio internacional.

La zonificación es un procedimiento que utiliza una nación para definir dentro de su territorio la condición sanitaria para una enfermedad determinada y que es delimitada por el estatus sanitario de las subpoblaciones de animales que la conforman, mientras que la compartimentación es una subpoblación animal mantenida en una o varias explotaciones bajo un mismo sistema de gestión de la bioseguridad y con un estatus sanitario particular respecto de una enfermedad determinada o enfermedades determinadas contra la o las que se han aplicado las medidas de vigilancia, control y bioseguridad requeridas para el comercio internacional, todas ellas gestionadas por la autoridad veterinaria oficial del país. (Ver figura 1).

Figura 1. Zonificación versus compartimentación

bioseguridad en la granja

De esta forma, un compartimento puede estar conformado por una o más unidades productoras que tienen una gestión común o bien, se puede definir sobre la base de factores específicos de una enfermedad, por ejemplo, brucelosis, tuberculosis o encefalopatía espongiforme bovina.
Respecto de la separación epidemiológica, se deben identificar los factores de riesgo para la introducción y transmisión de enfermedades e infecciones, a partir de los cuales se define un plan de bioseguridad que evite las potenciales entradas o difusión de enfermedades e infecciones en el compartimento.

Este debe tener tres componentes:

• Procedimientos operacionales estándar que permitan reducir la exposición de la población animal a infecciones.

• Procedimientos de verificación.

• Procedimientos de entrenamiento del personal.

Otros factores que se requiere considerar en la separación epidemiológica de un compartimento son los físicos y espaciales, los que se relacionan con las enfermedades que se pueden encontrar en la vecindad de un compartimento, como también con el tipo o condición de manejo que tienen los establecimientos cercanos. Especial consideración se debe dar al control de los factores ambientales.

Un tercer elemento que se debe considerar en una separación epidemiológica, se refiere a la identificación animal y el control de movimiento, donde la trazabilidad individual o de un grupo o lote es un componente importante, que deberá ser adecuado a la especie que se está considerando.

Las acciones de supervisión y control son otro factor que se debe incluir en el reconocimiento; éstas están a cargo de la autoridad sanitaria competente, es decir, del servicio veterinario oficial.
Muy pocos países han podido implementar la compartimentación en sus áreas geográficas, los factores de vital importancia que han dado éxito en sus programas ha sido la verticalidad de las industrias pecuarias y el gran trabajo conjunto entre el sector privado y el organismo oficial veterinario.

Las enfermedades que pueden estar gestionadas bajo el procedimiento de compartimentación son las que se muestran en la figura 2.

Figura 2. Enfermedades que pueden estar gestionadas bajo el procedimiento de compartimentación

bioseguridad en la granja-enfermedades a controlar

Tras lo anterior se pude concluir que la compartimentación es una herramienta que facilita el comercio internacional en aquellos países que es muy difícil erradicar enfermedades infecciosas.

Su objetivo principal es mantener los mercados abiertos, adicionalmente, permite el reconocimiento internacional de aquellas industrias que lo implementan como un socio confiable en la producción de productos pecuarios.

Referencias

Código Sanitario para los Animales Terrestres (2015). Capítulo 4.3. Zonificación y compartimentación.

También le interesaría

Preparación para lo inevitable con certezas establecidas 

Noviembre 2015

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books