ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Argentina 2015: año difícil para la carne aviar, año estable para el huevo

10 marzo 2016

Luego de un primer semestre para el olvido, el segundo tramo de 2015 reflejó una sensible mejora en el sector productor de carne aviar de Argentina. Mientras tanto, el sector de huevo experimentó un año de estabilidad. Escribe Adalberto Rossi, periodista agrario y director de Cátedra Avícola, Argentina.

Un año difícil para la producción de carne avícola

Si bien la oferta no mostró un índice de crecimiento significativo, se registró una adaptación por parte del segmento consumidor al volumen ofrecido.

Es importante tener en cuenta que 2015 fue un año regido por las expectativas políticas, dentro de las cuales gran parte del empresariado local decidió no perder más capital de trabajo –no malvender producto por debajo del costo de reposición–.

En ese contexto, hacia fines del mes de septiembre, la plaza reflejaba una fuerte distorsión, producto de la inminente caída de uno de sus actores más importantes –Cresta Roja–, empresa que “remataba” literalmente su producción en busca de hacerse de efectivo para intentar cubrir su creciente pasivo, provocando de esta manera, una baja generalizada de las cotizaciones.

Al margen de estas consideraciones, la mayoría de las empresas lograron controlar la oferta durante el último trimestre de 2015, aunque sin alcanzar una necesaria mejora en sus cotizaciones.

Hacia fines de 2015, previo a las elecciones presidenciales, los productores de maíz y soja, confiando en las promesas de campaña del Presidente electo, Mauricio Macri, en relación a la quita y/o reducción de retenciones a las exportaciones de granos, apostaron a una próxima suba en el precio y procedieron a stockearse, produciendo un incremento considerable en las cotizaciones de maíz y soja, los cuales eran muy difíciles de conseguir.

Este fuerte incremento en los costos en las materias primas fue trasladado a los precios del pollo y, por su parte, los compradores no dudaron en acompañarlo por temor a que una devaluación incrementara aún más los precios.

Vale destacar que los fuertes aumentos en los precios de la carne vacuna ayudaron, de algún modo, a sostener la sensible escalada de los precios de la carne aviar hacia fines del mes de diciembre.

Datos estadísticos del sector de carne aviar

La producción de carne aviar en Argentina durante el año 2015, registró un total de 731.913.000 aves faenadas, equivalentes a un total de 1.974.000 toneladas, reflejando un incremento del 0,3% en la faena y del 2% en la producción, respecto de 2014, donde la faena alcanzó los 729.244.000 animales y un total de 1.934.000 toneladas.

Vale destacar qué durante 2015, el consumo en el mercado interno trepó sensiblemente, alcanzando los 47 kilos por habitante por año, con picos de 50 kilos por habitante por año en el mes de junio. Estos guarismos dan cuenta de un crecimiento notable en el consumo interno respecto del año anterior –41 kilos por habitante al año–.

En relación a los envíos al exterior, podemos destacar qué durante 2015, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) argentino, fiscalizó exportaciones de carnes frescas, procesadas y subproductos aviares por 241.984 toneladas y 344.783.000 dólares, mostrando un retroceso del 25 por ciento en volumen y del 42 por ciento en divisas, respecto a los envíos registrados durante 2014 en esos rubros, que sumaron 322.879 toneladas y 589.565.000 dólares.

Del total de los envíos, las exportaciones de carnes frescas -aves enteras, pechuga, y muslo, entre otras- sumaron 144.504 toneladas. Los principales destinos de las exportaciones de carnes frescas aviares argentinas durante los primeros seis meses de 2015 fueron: Sudáfrica, 24.309 toneladas; Chile, 18.060 toneladas; Arabia Saudita, 14.503 toneladas; Emiratos Árabes Unidos, 13.299 toneladas; Angola, 9.495 toneladas; Rusia, 8.132 toneladas; y Venezuela, 6.789 toneladas, entre otros mercados.

En tanto las exportaciones de subproductos aviares –garras, alas y recortes aviares- durante el año 2015, alcanzaron las 53.203. Los principales mercados que recibieron estos subproductos procedentes de Argentina fueron China, 38.134 toneladas; Hong Kong, 7.792 toneladas y las Islas Comoros/Mayotte, con 3.211 toneladas. También se registraron envíos a Sudáfrica y Guinea Ecuatorial, entre otros destinos.

Además, el SENASA fiscalizó exportaciones harinas animales por 32.325 toneladas, siendo Vietnam el principal destino de las mismas, con 20.766 toneladas.

Carne aviar: buenas perspectivas para 2016

Teniendo en cuenta la necesidad de recomponer el rodeo vacuno, el cual durante los últimos años mostró una pérdida de 12 millones de cabezas como consecuencia de políticas erróneas por parte del anterior gobierno, la producción de ganado vacuno en Argentina se verá obligada a retener vientres para lograr este objetivo.

Esto, sumado a la apertura e incentivo de exportaciones de carne vacuna –la cual requiere de animales más pesados–, le quitarán oferta al mercado local, que deberá aceptar una escala de precios significativamente superior a la habitual si pretende continuar consumiendo la misma cantidad de kilos por año, o bien, se verá obligado a sustituir el consumo de carne vacuna por la de carne aviar o porcina. De ahí que se estime un crecimiento en la producción local de carne aviar equivalente a 53 kilos por persona al año.

En relación al comercio exterior de carne aviar, las expectativas no son de lo más alentadoras. Partiendo de la base que el 65% del comercio internacional de carne aviar se sostiene –en mayor medida– por países productores de petróleo, la fuerte baja del crudo a nivel global impactaría de manera negativa en las cotizaciones de la tonelada de carne aviar.

De hecho, Brasil, el mayor exportador de carne aviar, ha bajado significativamente sus precios de venta al exterior y eso repercutió negativamente en Argentina, ya que al poseer una mano de obra tres veces más cara que la del país vecino, encuentra serias dificultades para poder competir en igualdad de condiciones. De ahí que la avicultura de precisión tome cada vez más protagonismo para el mercado argentino a la hora de pensar en el mercado internacional.

El sector de huevo finalizó 2015 dentro de un marco de estabilidad

La economía argentina no pasó uno de sus mejores momentos durante el año 2015; todo lo contrario. Por supuesto que esto incidió negativamente en el bolsillo de la gran mayoría de sus habitantes, quienes debieron hacer malabares para poder hacerle frente con un nivel de salarios estancados a una inflación superior al 35%, demás está decir que este proceso se reflejó en el cambio de hábitos en lo que hace al consumo en general, y en particular al rubro alimenticio.

El consumo de huevos escapó a este fenómeno, principalmente por su atractivo rango de precios y también porque, de manera directa o indirecta, este producto está incluido en la dieta de los argentinos de diversas maneras.

Claro que, más allá de haber sido un buen año para el segmento productor, las industrias procesadoras vieron prolongarse una significativa falta de competitividad de sus ovoproductos en el exterior, como consecuencia de un tipo de cambio poco competitivo, una mano de obra sensiblemente más cara en relación a otros países productores y exportadores, y a una escasez de materia prima que se tradujo en altos valores a la hora de conseguirla; en otras palabras, toda vez que el productor de huevos obtiene un valor interesante por su producción en el mercado, no destina un solo huevo a la industria, y si lo hace exige un valor muy alto que deja a la industria sin posibilidades de competir en el mercado internacional.

Ahora bien, el giro en las políticas económicas adoptado por el nuevo Gobierno, presenta un escenario mucho más atractivo para el comercio internacional de ovoproductos, y es bien sabido que la industria funciona como una válvula de escape para el sector productor, ya que éste canaliza parte de su producción a través de las plantas procesadoras y de esta manera mantiene equilibrada la relación entre oferta y demanda.

Desde este punto de vista, 2016 apunta a prolongar una buena racha para el mercado de huevos para consumo en Argentina.

Como contrapartida, no podemos dejar de tener en cuenta qué hacia fines de 2015, la escalada en el precio de los granos –producto de la quita de retenciones al maíz y de la disminución de las mismas a la soja– puso en jaque la rentabilidad del sector. Este punto, sumado a un incremento importante en los costos laborales, a una inflación que se estima rondará entre un 20 y un 25%, y al fuerte aumento de los costos de energía y combustibles como consecuencia de la quita de subsidios, pone en estado de alerta al segmento productor.

Datos estadísticos del sector de huevo 

La producción y el consumo de huevos crecieron en la Argentina por tercer año consecutivo, aunque el sector enfrente un 2016 que arranca con luces de alarma por el incremento de los costos de producción y una serie de variables regulatorias que impactan sobre el negocio.

2015 reflejó un incremento del 3% comparado con el año anterior, tanto para la producción de huevos como para el consumo de este alimento en el mercado interno.

Las cifras recolectadas dan cuenta que durante 2015 se produjeron 12.177.312.500 unidades en las granjas nacionales, versus 11.774.754.000 unidades de 2014. Además, el consumo en el mercado interno pasó de 256,7 huevos por persona al año en 2014 a 285 huevos por persona al año en 2015, –265 huevos frescos y 20 huevos industrializados–.

La población de aves creció en la misma proporción: de 41.200.000 en 2014, a 42.500.000 en 2015, lo que representa un incremento del 3% en la capacidad productiva de las granjas, pese al incremento en los costos laborales y al impacto de la duplicidad de tributos municipales, provinciales y nacionales.

Los mercados externos también mostraron avances sustanciales: las exportaciones de huevos frescos treparon de 296 toneladas en 2014 a 644 toneladas en 2015, mostrando un crecimiento del 54%. Los principales mercados fueron Israel y Emiratos Árabes, y se logró abrir la exportación de este producto a Estados Unidos.

En relación a los envíos al exterior, podemos destacar que durante el año 2015, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) argentino, fiscalizó exportaciones de huevos y derivados por 3.981 toneladas, mostrando un crecimiento del 10 por ciento en volumen respecto a los envíos del mismo periodo de 2014 en esos rubros, que sumaron 3.617 toneladas.

En ese sentido, los envíos de huevo industrializado al exterior estuvieron compuestos por 2.554 toneladas de huevo entero; 733 toneladas de albúmina de huevo; y 694 toneladas de yema de huevo.

Los principales destinos de las exportaciones de huevos y derivados argentinas durante los primeros seis meses de 2015 fueron: Japón, 1.107 toneladas; Rusia, 840 toneladas; Cuba, 445 toneladas; Austria, 346 toneladas; Chile, 306 toneladas; y Colombia, 164 toneladas; entre otros mercados.

También le interesaría

El sector avícola latinoamericano en 2015: resumen por países 

Marzo 2016

Fotos de Shutterstock

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books