ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Analizando el bienestar aviar

09 agosto 2016

Se debe considerar al bienestar animal como una ciencia y debe ser evaluado de forma objetiva, de acuerdo con las características especie-específicas de cada tipo de ave producción.

Conferencia de MSc María Camila Corredor Londoño, Universidad de La Salle, Colombia durante el Seminario Internacional de Pollo de Engorde - AMEVEA, Bogotá, Colombia, en mayo de 2016.

Comúnmente no reconocemos que el bienestar animal en los sistemas de producción avícola no es equivalente a buenas prácticas de manejo y no siempre responde al sentido común. Es habitual que adoptemos tecnologías, métodos, modelos y protocolos propuestos en otros países sin detenernos a analizar la razón por la que fueron implementados, bajo qué condiciones fueron desarrollados y cómo ha sido su desempeño a nivel productivo y de bienestar.

Para dar un ejemplo, la cría libre (free-range) donde se asumía que las gallinas ponedoras presentaban un mejor bienestar, en muchos estudios posteriores ha sido relacionada con mayores tasas de mortalidad, mayor incidencia de canibalismo y la presencia de fracturas de quilla, entre otros aspectos que afectan negativamente el bienestar, en comparación con la cría en jaula.

Así mismo, en varias ocasiones se ha identificado que la producción en pastoreo ha presentado un mayor porcentaje de mortalidades en comparación con los sistemas de producción que tradicionalmente se utilizan.

Es precisamente por este tipo de situaciones que se debe considerar al bienestar animal como una ciencia y debe ser evaluado de forma objetiva, de acuerdo con las características especie-específicas de cada tipo de ave producción, además de reconocer que el término bienestar animal se refiere a la calidad de vida de un individuo o de una población, mientras que la ciencia del bienestar animal constituye el estudio científico de las condiciones que afectan los estados físico y mental del
animal.

Incluso, en aquellos sistemas adoptados por países que se consideran más adelantados en temas de bienestar animal, han presentado fallas y como consecuencia han mostrado en varias oportunidades varias posibilidades de mejora, como por ejemplo las jaulas enriquecidas, que en su propuesta inicial buscaban responder a las principales necesidades psicológicas de las gallinas, pero igualmente han mostrado durante su seguimiento, que los muebles sugeridos para lograr un enriquecimiento nunca pueden ser usados por la mayoría de la población, así como varios de los comportamientos con alto nivel de contenido motivacional no pueden ser expresados por las aves debido a que se presentan incompletos o en vacío.

Medición de indicadores cuantificables

Es importante considerar que la evaluación del bienestar animal en la producción aviar se logra a partir de la medición de indicadores cuantificables, partiendo del hecho de que la calidad de vida óptima de un animal debe corresponder al 100% de bienestar, mientras que su ausencia corresponde al 0%.

El mejoramiento del bienestar en la avicultura no necesariamente incurre en grandes inversiones; por el contrario, el refinamiento práctico de instalaciones y la adecuación de técnicas de manejo puede llegar a reducir considerablemente indicadores negativos como es el caso del miedo y del estrés.

El miedo por ejemplo, es un indicador de bienestar que se relaciona directamente con una diminución en la productividad del ave y puede ser medido por la distancia en metros o centímetros que un animal permite frente a la proximidad de una persona o la latencia que transcurre desde que la persona se aproxima hasta cuando animal decide alejarse.

Es necesario prestarle una mayor atención a dicho indicador, ya que puede contribuir a que se mejore considerablemente la productividad de los diferentes sistemas; así por ejemplo, el hecho de no desencadenar respuestas de miedo en las aves, puede lograr un aumento real y significativo de la postura en gallinas y a mejorar la conversión en pollos de engorde.

Adicionalmente a lo antes expuesto, es importante y necesario subrayar que tanto los aspectos físicos como los etológicos de cada tipo de ave de producción deben ser considerados en el mejoramiento del bienestar animal.

Adaptación al ambiente de producción

Por ejemplo, algunos productores no tienen en cuenta que las aves no se adaptan apropiadamente al ambiente, cuando las instalaciones en las que se crían son menos complejas que las instalaciones donde se trasladan para la postura o engorde; de igual manera, la ausencia de predictibilidad y controlabilidad en el manejo cotidiano de las aves repercute en constantes liberaciones de la respuesta de estrés afectando tanto la producción como el bienestar de estos animales.

Así mismo, es importante considerar que las diferentes formas de aprendizaje de estas aves pueden en ocasiones favorecer así como en otras entorpecer el manejo de los grupos de animales, como por ejemplo, mediante la impronta se puede lograr que los pollitos aprendan a consumir el alimento de una manera más rápida pero algunas veces mediante el condicionamiento operante no intencional se puede reforzar el picaje de huevo.

Conductas heredadas de las aves

Es necesario reconocer que a pesar de la domesticación, las aves de producción mantienen varias de las conductas heredadas de sus ancestros, principalmente aquellas que cuentan con alto nivel de motivación como el picaje del forrajeo, el comportamiento de escarbar, perchar y bañarse, y diferentes respuestas conductuales relacionadas con diferentes vocalizaciones, las cuales pueden ser entendidas con diferentes significados.

Es precisamente la frustración por la privación de la expresión de estos comportamientos que las aves en los diferentes sistemas de producción desarrollan conductas redirigidas como la polidipsia y la ingestión de sustrato; conductas de desplazamiento como lo es el sobre-acicalamiento, conductas
anormales estereotipadas como el picaje que realizan repetitivamente sin función y las conductas en vacío como es el caso del baño simulado.

Por otra parte, el reconocimiento del desarrollo sensorial del ave de producción puede ayudar a comprender mejor el comportamiento de las aves, lo que conduce a mejorar su manejo durante toda la cadena productiva.

Por ejemplo, el hecho de exponer los animales a largos periodos de oscuridad ha sido relacionado con la generación de mayores niveles de estrés y correlacionado con disminuciones en la producción. Igualmente, se ha encontrado que el agua de baja calidad puede llegar a reducir en forma considerable el consumo tanto de la misma agua como del alimento que se les proporciona.

Adaptación de las prácticas

Las investigaciones que se llevan a cabo en torno al bienestar animal dirigidas a buscar mayor producción avícola deben estar enfocadas hacia el refinamiento, adaptación de las prácticas tradicionales en granja, en el transporte y el sacrificio y en algunos casos en el esarrollo alternativo.

Por ejemplo, el uso de infrarrojos como refinamiento de la técnica tradicional ha mostrado ser muy eficiente pues la exposición a esta forma lumínica evita la formación de neuromas y la presencia de dolor crónico; el manejo de la intensidad de la luz, la introducción de heno y brassicas ha dado buenos resultados en la reducción de picaje estereotipado del pollo de engorde, el picaje de plumas y el canibalismo y la reducción de la densidad poblacional con el sacrificio temprano de algunos individuos del galpón se ha relacionado con una disminución en las mortalidades por estrés calórico.

Así mismo, las aplicaciones que se utilizan para la detección de vocalizaciones en los galpones que aún se encuentran en desarrollo, prometen ser muy útiles para que los profesionales o cuidadores detecten enfermedades y disconfort de las aves al interior de los galpones.

Bienestar animal: rama creciente de la ciencia animal

En varios países del mundo, dentro de los que se incluye a Colombia, la presión del público consumidor y su disposición para aceptar asumir el costo por el valor agregado de los productos que son presididos como procedentes de prácticas éticas con los animales como bien se ha visto con algunas marcas en la industria de producción de huevo, ha hecho que los desarrollos investigativos y los programas de educación profesional y de postgrado se hayan interesado por abordar temáticas con miras a la resolución de los problemas que afectan la calidad de vida de los animales de producción.

Además ha hecho que las organizaciones de bienestar animal sean cada vez más visibles; que los criterios y lineamientos del bienestar animal tengan una mayor acogida por parte de los productores,
entre los profesionales y en el público en general; y, que la necesidad de establecer cursos de capacitación y esquemas de acreditación en prácticas de bienestar animal sea cada día más evidente.

Gracias a lo anterior, en términos generales el bienestar animal es una rama creciente de la ciencia animal. Sin embargo, es necesario reconocer que el cambio climático, el incremento de la población mundial y la creciente demanda de carne y huevos van a dificultar considerablemente el mejoramiento del bienestar animal en la avicultura.

Si queremos seguir hablando de bienestar en el ave de producción, nuestros esfuerzos además de enfocarse hacia soluciones prácticas y realistas; deben estar encaminados hacia la adquisición y conservación de terrenos adecuados para la cría y producción, que se caractericen por ser no solamente “producibles” si no también sostenibles.

Esto conllevaría no solo a lograr mantener y mejorar los niveles de bienestar animal en la avicultura, sino también a contribuir con la seguridad alimentaria del país en el futuro.

También le interesaría

Bienestar en el transporte de aves

Crianza para el bienestar animal

Agosto 2016 

Fotos de Shutterstock

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books