ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Impacto y control de anemia infecciosa aviar

16 agosto 2016

El virus de la anemia infecciosa aviar causa pérdidas económicas relevantes a la avicultura internacional. CAV se transmite por la vía horizontal y vertical, de madre a progenie. La disminución de peso es más drástica en pollos infectados por la vía parenteral.

Conferencia de Haroldo Toro, Universidad e Auburn, EUA durante el Seminario Internacional de Pollo de Engorde - AMEVEA, Bogotá, Colombia, en mayo de 2016.

El virus de la anemia infecciosa aviar (CAV) causa pérdidas económicas relevantes a la avicultura internacional. CAV determina anemia aplástica severa, trombocitopenia, e inmunodeficiencia transitoria debido a panleucopenia en pollos de 2 a 4 semanas de vida.

La infección con CAV ha sido asociada con la ocurrencia de hepatitis con cuerpos de inclusión, coccidiosis, dermatitis gangrenosa enfermedad infecciosa de la bolsa de Fabricio (EIBF), bronquitis infecciosa aviar. Además existe evidencia que asocia la presencia de CAV con aumento en el decomiso en plantas faenadoras de pollos.

CAV se transmite por la vía horizontal (oral) y vertical (madre-progenie). Las secuencias genéticas de diferentes aislados virales se encuentran disponibles en la literatura científica.

Aunque existen diferencias en la secuencia genética entre algunos aislados de CAV de orígenes distantes, estas diferencias aparentemente no determinan diferencias antigénicas tales, que impidan protección cruzada. Por lo tanto, cepas de vacuna de anemia infecciosa originadas en distintas regiones protegen eficientemente contra cepas locales.

La vía de administración del virus es determinante en la gravedad de la infección, tiempo de aparición de los signos clínicos y generación de inmunidad. La inoculación experimental de CAV vía intramuscular en pollos libres de patógenos específicos (SPF) menores a cuatro semanas de vida determina reducción del hematocrito que se inicia 8 a 10 días postinoculación (PI) mientras que pollos inoculados por la vía oral demuestran una reducción menos severa que se inicia al día 14 PI.

La anemia ocurre como consecuencia de la destrucción de eritroblastos en la médula ósea. Los pollos afectados muestran médulas óseas de color amarillento en lugar del rojo característico de la médula ósea normal. El hematocrito se restablece en pollos sobrevivientes alrededor del día 28 PI. Es frecuente observar hemorragias en diferentes tejidos de pollos afectados por CAV incluyendo la musculatura. Las hemorragias son probablemente consecuencia de trombocitopenia.

La ganancia de peso se ve reducida siguiendo un patrón temporal similar al observado en el hematocrito. Así pollos inoculados por la vía intramuscular reducen el peso a partir de los 8 a 10 días PI mientras que la inoculación oral disminuye la ganancia de peso a partir del día 14 PI.

La disminución de peso es más drástica en pollos infectados por la vía parenteral. A diferencia del hematocrito, la pérdida de peso no se ha restablecido hasta el día 28 PI con diferencias entre aves infectadas de hasta un 35% menor comparado con aves no inoculadas.

Inmunodeficiencia

CAV induce inmunodeficiencia debido a depleción linfoblastoide en la corteza del timo, presencia de cuerpos de inclusión intranucleares y apoptosis.

Pollos SPF inoculados por vía intramuscular presentan depleción linfocitaria significativa en al timo a los 10 días PI mientras que pollos inoculados por la vía oral muestran depleción linfocitaria significativa a los 14 días PI. Además, la depleción sufrida por pollos inoculados oralmente es significativamente inferior (P<0.05) a la inducida por inoculación oral. En pollos mayores de 4 semanas de vida la infección experimental no determina signos clínicos de enfermedad.

A pesar que CAV induce inmunodeficiencia, los pollos infectados desarrollan inmunidad protectora contra CAV. La existencia de niveles de anticuerpos específicos contra CAV en pollos se encuentra asociada con protección frente a la enfermedad aunque mecanismos de inmunidad celular también juegan un rol importante en la protección contra CAV.

La inoculación de CAV por vía intramuscular determina incremento en el nivel de anticuerpos de pollos SPF alrededor de los 14 días PI; por otra parte, la inoculación por vía oral determina niveles de anticuerpos menores y de aparición más tardía (posterior a los 14 días PI). Sin embargo, llama la atención el hecho que el virus es capaz de persistir en el huésped a pesar de ocurrida la seroconversión e incluso cuando los tejidos se han recuperado.

Control de la anemia infecciosa

En términos generales, actualmente existen en el mercado tres tipos de vacunas contra CAV que difieren entre sí principalmente en su nivel de atenuación. En general las vacunas vivas de CAV disponibles en el mercado no son recomendables para aplicación en reproductoras que se encuentran en postura por la posibilidad de transmisión vertical del virus.

A fines de la década del 80 surgió la primera vacuna comercial producida por la empresa alemana TAD (luego Lohmann Animal Health y hoy Elanco). Esta vacuna de baja atenuación se aplica en las reproductoras entre las 9 y 12 semanas de vida. Por tratarse de virus vivo sin mayor atenuación la vacuna determina una infección natural controlada. Su capacidad de replicación y transmisión eficiente permite su administración por el agua de bebida.

La segunda vacuna que surgió en el mercado mundial a fines de la década de 1990 corresponde a virus vivo altamente atenuado producido por la empresa Intervet (hoy MSD). El alto nivel de atenuación de este virus y su incapacidad de infectar por vías naturales requiere de aplicación parenteral.

Más recientemente (inicios de 2000) se ha desarrollado una vacuna con virus vivo con atenuación intermedia por la empresa Biomune (hoy Ceva) que, de acuerdo a esta empresa, se encuentra indicada para aplicación por las vías parenteral u oral.

Control diferente en distintas regiones del mundo

El control de anemia infecciosa se realiza de diferente forma en distintas regiones del mundo. En los EUA las líneas pedigrí, vice-abuelas y abuelas son vacunadas activamente contra anemia infecciosa. Esta vacunación resulta en la transferencia de altos niveles de anticuerpos a sus progenies durante la mayor parte del periodo de postura. Sin embargo, aves de mayor edad tienden a disminuir sus niveles de anticuerpos y por ende, también disminuye la transferencia de ellos a la progenie.

En contraste con las líneas pedigree, y abuelas algunas empresas avícolas prescinden de vacunar a los reproductores contra CAV y la protección conferida a la progenie se sustenta exclusivamente en infección natural. El fundamento de esta estrategia es que debido a la resistencia superior de CAV en el medio ambiente, el virus está siempre presente en galpones comerciales (a excepción de galpones nuevos) e inevitablemente todas las aves estarán expuestas a infección en forma natural.

Sin embargo, los resultados serológicos de infección natural muestran notoria variación entre galpones de diferentes regiones e incluso, dentro de galpones de una misma empresa. La variación se origina en la concentración de virus de campo al cual están expuestas las aves.

Por ejemplo en regiones con mayor reúso de la cama la concentración de virus es mayor y la infección natural con CAV tendrá mejores resultados que por ejemplo, en regiones donde se realiza mayor limpieza y desinfección de los galpones (por cierto la limpieza y desinfección de los galpones tiene muchas ventajas respecto de otros patógenos aviares).

Variación dentro del galpón

La variación dentro del galpón se refiere a que el virus dentro de la unidad no se encuentra distribuido homogéneamente en toda la superficie. La consecuencia de la variación en la dosis de desafío determina variación significativa de los promedios de anticuerpos entre y dentro de lotes de aves, es decir, mientras que en algunos lotes prácticamente todas las aves alcanzan niveles de anticuerpos considerados protectores, otros lotes presentan notorios porcentajes de aves con niveles de anticuerpos considerados bajos o definitivamente negativos.

Incluso dentro de un mismo lote, aunque el promedio de aves aparece protegido, un porcentaje menor presenta niveles de anticuerpos subóptimos o negativos. Los reproductores con bajos niveles de anticuerpos determinan variables porcentajes de progenies susceptibles a CAV que sufrirán problemas de salud e incremento en el decomiso.

La vacunación contra CAV resulta en lotes de aves con niveles de anticuerpos significativamente más altos y homogéneos comparados con reproductoras sometidas a infección natural. Esta mejora en inmunidad poblacional determina a su vez progenies con niveles de anticuerpos maternos mayores y homogéneos que incrementan su resistencia frente a la infección durante las primeras semanas de vida.

Debido a la trascendental importancia de los niveles de anticuerpos en la protección contra anemia infecciosa, su monitoreo constante mediante pruebas de ELISA es imperativo.

Desafortunadamente algunos aspectos relevantes en la conducción de pruebas de ELISA y su interpretación frecuentemente han sido descuidados. Solo empleando un adecuado tamaño de muestra, certera frecuencia de muestreo y una dilución correcta del suero al momento de realizar la prueba permitirán tener datos representativos del estatus inmunológico de las aves.

También le interesaría

Anemia infecciosa aviar: control de la enfermedad 

Importancia de la serología en el monitoreo de anemia infecciosa de las aves

Agosto 2016

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books