ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Últimas Noticias

Advierten probable derrumbe de precio de commodities

22 agosto 2011

ARGENTINA - En caso de continuar el pánico financiero podrían desarmarse carteras de inversión para buscar de manera masiva refugio en bonos del tesoro de EUA.

Las posibilidades de que los precios internacionales de los granos registren bajas abruptas similares a las observadas en el último tramo de 2008 no son despreciables, indica un informe de la consultora Economía & Regiones dirigida por Rogelio Frigerio y Alejandro Caldarelli.

“Para nuestra economía el sector externo se resume en dos palabras: soja y Brasil. La relación entre Argentina y el mundo se vincula mucho más a través del canal de la economía real que del canal financiero. Concretamente, el elevado precio de las materias primas en general y de la soya en particular, junto con el fuerte crecimiento de Brasil y la apreciación de su moneda, son los dos factores externos que traccionan el crecimiento doméstico”, apunta el informe.

Un buen precio internacional de la soya significa una importante entrada de dólares hacia nuestra economía que, canalizándose desde el sector agrícola exportador hacia el resto de los sectores, estimula el consumo, la inversión, la demanda agregada y el crecimiento económico.

Paralelamente, Brasil creciendo con una moneda fuerte (un Real apreciado) estimula la demanda de exportaciones argentinas, a la vez que reduce la probabilidad de avalancha de importaciones (la producción brasilera se consume en su mercado interno), creando una protección “automática” para nuestro sector industrial sustituidor de importaciones, informa Infocampo.

Argentina se encuentra prácticamente desconectada del mundo financiero global, por lo que el canal de transmisión financiero no impacta directamente sobre Argentina, sino sólo a través de Brasil, que sí se encuentra expuesto a las condiciones del mercado financiero global.

“Brasil es muy sensible a la coyuntura de los mercados financieros internacionales porque financia su déficit de cuenta corriente (2,3% del PBI) con los ingresos provenientes de la cuenta de capital superavitaria (4,0% del PBI).

En otras palabras, el alto nivel de consumo, inversión y crecimiento de Brasil es solo posible si el resto del mundo lo financia. Por el contrario, si el resto del mundo estuviera menos dispuesto a dirigir su ahorro hacia las economías emergentes, Brasil se vería obligado a devaluar y a consumir y crecer menos que ahora”, señala Economía & Regiones.

“En este marco, es claro que Argentina necesitaría, como mínimo, que el volumen de financiamiento internacional para Brasil no disminuyera. De esta manera, es clave saber si el volumen de financiamiento a nuestro principal socio comercial va a continuar con la fuerza actual o, si por el contrario, va a disminuir en el corto y mediano plazo”, añade.

En la coyuntura actual (intensificación de la crisis en Europa) la consultora distingue tres escenarios. El primer de ellos, al que no le asigna una probabilidad alta de ocurrencia, “implicaría una caída abrupta de los mercados, en donde las bolsas del mundo y el precio de los commodities se desplomarán como contracara de un aumento de la demanda de dólares y activos norteamericanos (efecto "flight to quality").

Es decir, el mundo desarmaría sus carteras de inversión y pasaría a demandar bonos del tesoro norteamericano y/o dólares como ocurrió en la segunda mitad del 2008 con el estallido de la crisis de Lehman”.

En este escenario, el dólar se fortalecería fuertemente, el precio de la soja caería, en tanto que los capitales se fugarían de los emergentes en general y de Brasil en particular (para refugiarse en el dólar).

Ante la caída del ingreso proveniente del ahorro internacional, Brasil devaluaría el real para corregir el déficit de su cuenta corriente del mismo modo que en 2008-2009. En este marco, tanto la caída del precio de la soja como la devaluación de Brasil impactarían negativamente en la demanda agregada argentina, reduciendo las exportaciones, la protección de la industria, los ingresos del Gobierno y la entrada de dólares.

Paralelamente, los sectores vinculados con Brasil (como la industria automotriz y la metalúrgica) junto con los productores de granos, soya y manufacturas derivadas quedarían directamente perjudicados. Es decir, es el peor escenario de todos porque el impacto se da a través de los dos canales de transmisión: caída del precio de la soya y devaluación de Brasil.

“Un segundo escenario negativo, pero menos que el anterior, es aquel donde no hay crisis global con aversión al riesgo, vuelo a la calidad y apreciación del dólar; pero si un agravamiento de la crisis europea, con caída de España (y probablemente de Italia también).

En este escenario, el precio de la soya no se desplomaría (porque no se aprecia el dólar), pero el derrumbe de España (con muchos nexos financieros y activos en Brasil) impactaría negativamente en el ingreso de ahorro internacional a Brasil.

Brasil devaluaría, afectando negativamente el nivel de actividad doméstico. En este caso el impacto se da a través de un sólo canal de transmisión: devaluación de Brasil. Adicionalmente, la devaluación sería de menor magnitud en este caso que en el anterior”, proyecta la consultora.

“El tercer escenario, que según nuestro análisis es el de mayor probabilidad de ocurrencia, surge a partir del anuncio de la decisión de postergar la suba de tasas de interés por parte de la Reserva Federal hasta mediados de 2013 (por el estancamiento económico) y tendría lugar siempre y cuando no explotara una crisis al estilo del desplome de los mercados en 2008 y Europa no estallase”, indica.

“Sin embargo, el tercer escenario implicaría un mundo con un nivel de actividad muy bajo en los países desarrollados (que llevaría a los emergentes a crecer algo menos), alta volatilidad y bajos retornos promedios en los activos financieros de los principales países del mundo.

El ahorro internacional continuaría fluyendo a Brasil, que no tendría tantas presiones para devaluar y que podría seguir creciendo a buen ritmo (aunque a una tasa algo inferior). Este escenario de un ‘no estallido’ descartaría una mega aversión al riesgo y un fuerte vuelo hacia la calidad, relegando la posibilidad de que el dólar se aprecie.

Así, el dólar seguiría débil y la soya mantendría un buen precio (tal vez algo inferior). A pesar de esta caída de la riqueza en el mundo, se moderaría el impacto de la crisis global sobre Argentina y sus economías regionales.

Es más, este nuevo contexto brindaría tiempo para poder aplicar los cambios de política macroeconómica que nuestra economía necesita, siempre y cuando un recrudecimiento de la crisis europea no genere aversión al riesgo en el mundo (“flight to quality”), apreciando al dólar y reduciendo el precio de la soja junto con la entrada de capitales a Brasil”, añade.

Del equipo de redacción de ElSitioAvícola



Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books