ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Últimas Noticias

Los huevos de pato, manjar en Camboya

07 noviembre 2011

CAMBOYA - El huevo de pato con su embrión a medio formar puede que sea un alimento nauseabundo fuera de las fronteras de Camboya, pero para la población de este país indochino que curtió su paladar con la larga guerra, es uno de los grandes manjares.

Esta vianda llamada poun tea koun ó "huevo de pato con hijo" es un huevo fecundado cuyo embrión se ha desarrollado durante dos o tres semanas y en el que tras romper la cáscara se aprecia la cabeza del polluelo, además de algunos de sus órganos internos o los huesos de aspecto gelatinoso.

En algunos puestos callejeros de Phnom Penh los venden con el polluelo casi totalmente formado y cuando este ya ha sacado las primeras plumas, reporta El Tiempo.

La gente prendada por estos huevos los elige de forma meticulosa en los tenderetes del mercado, observando su interior ayudados por una luz, y prefiere comer aquellos que están aún muy calientes tras la cocción y que han sido aderezados con hierbas, pimienta y limón.

Para escoger el más sabroso hay que saber y haber probado muchos pues su exquisitez es la que determina el precio a pagar por cada uno, a veces hasta medio dólar aunque por lo general cuestan la mitad.

"Los más preciados son los que tienen entre 15 y 20 días, porque ya están más o menos formados pero queda yema y aún no son muy duros", asegura Thy, una de las hueveras con más clientela.

El embrión de una cría de pato alcanza su desarrollo en 28 días, aproximadamente, aunque un buen gourmet camboyano considera que a partir del décimo ya está formado para comerlo.

El lance de comer uno de estos huevos, también tiene su ritual y aunque existen diferentes versiones, normalmente se consumen por la noche y en ocasiones especiales.

Los más tradicionales perforan el caparazón por una de sus bases, a continuación sorben el líquido que hay en el interior del huevo y después meten con precisión por ese orificio, la pimienta, el limón y las diferentes hierbas que completan una mezcla que una vez partido se comen con una cucharita.

Otros camboyanos prefieren comer el huevo de una manera menos trabajosa, así que lo parten y ponen su contenido en un cuenco en el que echan las especias preferidas por el paladar, sin olvidar unos pellizcos de chili para darle un sabor picante.

Del equipo de redacción de ElSitioAvícola



Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books