ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Últimas Noticias

Cargill Colombia apuesta por la exportación avícola

18 septiembre 2020

COLOMBIA – La empresa Cargill de Colombia emplea 7.000 personas en el país y tiene planes para impulsar la reactivación ya que trabaja en ampliar su capacidad de producción, al tiempo que desarrolla el comercio electrónico.

El nombre Cargill no es muy conocido por los consumidores colombianos, pero se halla presente en productos avícolas en las mesas de muchos hogares. Espera crecer y llevar su producción avícola nacional fuera de las fronteras.

Esta multinacional estadounidense con 153 años de historia llegó a Colombia hace 52 años. Cuando sus directivos en 2017 sintieron que estaban subinvertidos, aceleraron su negocio y adquirieron la vallecaucana Pollos El Bucanero, firma que el año pasado facturó $839.897 millones. En 2018 compraron la empresa de Santander Campollo, con ventas por $541.154 millones, y plantas en Bucaramanga y Cartagena, reporta Dinero.

Xavier Vargas, presidente de Cargill Centroamérica y Colombia, explica que con esas adquisiciones la operación pasó a convertirse en una de las más importantes en América Latina. Al menos en lo que a empleo se refiere, pues el negocio avícola requiere intensa mano de obra.

En el país tiene 7.061 empleados y, además de las marcas Bucanero y Campollo, tienen a TipTop, que comercializan en otras partes de América Latina y Rusia. En el mundo, Cargill opera en 70 países.

Pero Cargill es mucho más que pollo. Es una de las pocas grandes corporaciones estadounidenses que no está en bolsa, es decir, es privada y siempre ha pertenecido a una misma familia. Emplea a 160.000 personas globalmente en cuatro áreas: trading de materias primas (implica la compra y venta de azúcar, maíz, arroz, soya, etc. y con este negocio llegó al país). La segunda área es la de nutrición animal, que cuenta con una planta en Funza, Cundinamarca. La tercera es la de proteína, en la que, además de pollo, procesan res, huevo, pavo y algo de embutidos. La cuarta línea de negocios es la de ingredientes para alimentos.

Para facilitar el movimiento de sus productos también tiene inversiones en puertos y cuenta con una participación en los terminales de Cartagena, Buenaventura y Tolú.

Vargas comenta que tener más de un siglo de experiencia y presencia global les ha ayudado a aprender a manejar las crisis, así como a entender los ciclos de los alimentos.

La pandemia

El carácter internacional de Cargill, con casa matriz en Minneapolis, les permitió empezar a prepararse desde enero para la crisis sanitaria que vive el mundo actualmente. En ese momento definieron áreas a priorizar: asegurar el bienestar del equipo, al minimizar contagios y enviar a teletrabajar a los cargos no indispensables en las plantas.

También se concentraron en mejorar plantas y granjas, al separar a las personas con divisiones para aislarlos y dotarlos de equipos de protección personal. Este último proceso no implicó un gran cambio, pues desde antes de la pandemia esta industria ya usaba tapabocas y medidas de bioseguridad. Esto les ayudó a asegurar la continuidad de la operación y en ningún momento tuvieron que parar.

"La parte más crítica ya pasó y ahora estamos viendo oportunidades que se dan en toda crisis. La primera estuvo en el fortalecimiento de nuestro comercio electrónico, que ha crecido bastante como canal de distribución. La segunda es el desarrollo de productos más acordes con el momento, con empaques más seguros y listos para cocinar", explica Vargas.

Pero la pandemia también ha transformado el consumo, que pasó de compras iniciales de pánico a la preocupación por un menor consumo de proteína en los hogares. El ejecutivo de Nicaragua, que lleva 20 años en Cargill, señala que, tras esas compras de los primeros días, vino una caída de la demanda, que en el caso de la industria avícola fue de entre 20% o 30%, en especial por la mínima operación de los restaurantes.

"No ha sido un proceso fácil porque esta es una cadena productiva que está muy integrada y no se puede frenar de un momento a otro. Para producir al nivel de la demanda actual, se debe cortar 3 meses atrás, pues todo comienza con la incubación de los pollos que luego se van a procesar. Lentamente se está recuperando el consumo, pero no creo que alcancemos a cerrar 2020 al nivel prepandemia. Eso nos va a tomar 1 o 2 años", precisa.

Vargas está seguro de que el agro impulsará la recuperación del país y, en cuanto a su rubro, está convencido de que la clave es vender pollo al exterior. Este fácilmente podría convertirse en el tercer o cuarto producto de exportación y sería similar a las flores. En 5 o 10 años, la industria avícola nacional podría exportar US$1.000 millones. De hecho, adelantan reuniones con los Ministerios de Agricultura y Comercio, así como con la embajada en Estados Unidos.

Mientras tanto, Cargill trabaja en Colombia en varios proyectos: finalizar la ampliación de su planta de Cali y construir también en el Valle una granja de gallinas reproductoras, así como una incubadora en Cartagena y centros de distribución en ambas ciudades.

"La industria avícola colombiana es eficiente y tiene buenos costos de producción, similares incluso a los de Brasil, sin tener una producción de granos. Eso, junto a la resiliencia, la cultura emprendedora e innovadora de los colombianos facilitarán las exportaciones", puntualiza Vargas.

Del equipo de redacción de ElSitioAvícola



Patrocinadores

Socios