ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Anemia infecciosa aviar: control de la enfermedad

07 enero 2014

La anemia infecciosa aviar es una enfermedad que generalmente ser observa en aves jóvenes y que se caracteriza por la presencia de anemia y atrofia generalizada de los tejidos linfoides como el timo y la bolsa de Fabricio, conduciendo a un estado de inmunodepresión en las aves y finalmente la muerte.

Dr. Pedro Villegas, anemia infecciosa aviar, El Sitio Avicola Conferencia presentada por el Dr. Pedro Villegas, Universidad de Georgia, EUA, durante el XXIII Congreso Latinoamericano de Avicultura, llevado a cabo en El Salvador en noviembre de 2013.

La enfermedad también se presenta en aves adultas generalmente en una forma subclínica, afectando los órganos y células del sistema inmune, resultado en una mayor susceptibilidad para padecer otras enfermedades como dermatitis gangrenosa, hepatitis con cuerpos de inclusión, enfermedad infecciosa de la bolsa y otras. Los brotes subclínicos de la enfermedad también pueden provocar aumento en la mortalidad y de los decomisos en el planta de procesamiento.

Etiología de la anemia infecciosa

El virus causante de la anemia infecciosa aviar es un virus ADN actualmente clasificado en la familia Circoviridae, género Gyrovirus debido a que su ácido nucléico es circular. El virus de la anemia infecciosa aviar es el virus más pequeño que afecta las aves comerciales.

El virus es bastante resistente a las condiciones del medio ambiente y a solventes orgánicos como éter o cloroformo, por lo tanto, su capacidad de sobrevivir en el medio avícola es bastante frecuente. Los desinfectantes comerciales con base de jabones invertidos o anfotéricos no son efectivos contra el virus. El formol al 5% inactiva o destruye completamente el virus.

Transmisión del virus de la anemia infecciosa

El virus de la anemia se puede transmitir tanto vertical (a través del huevo) como horizontalmente (de ave a ave). La transmisión horizontal ocurre si aves susceptibles se encuentran en contacto con aves infectadas de manera vertical, o mediante fómites o alojamientos contaminados.

La transmisión horizontal ocurre muy probablemente a través de la ingestión de alimento o material contaminado con excretas provenientes de aves afectadas, sin embargo, no se puede descartar la transmisión por vía respiratoria.

La transmisión vertical ocurre cuando las reproductoras infectadas transmiten el virus a sus progenies y éstas no poseen anticuerpos maternales, resultando en la enfermedad clínica de las progenies.

Pérdidas económicas

Las pérdidas económicas debidas a la anemia infecciosa aviar se deben al incremento en la mortalidad, el costo de antibióticos utilizados para controlar las dos infecciones bacterianas secundarias y la baja en producción.

En un estudio realizado en Irlanda del Norte, en una parvada con pollos infectados con el virus de anemia, el ingreso neto por 1000 aves fue 17% a 19% menor en comparación con una parvada libre de la enfermedad, el peso promedio por ave fue 3.3% inferior y la mortalidad se incrementó en más de 2% en comparación con la parvada no afectada.

14-1-7 Reproductoras pesadas, anemia infecciosa aviar, foto de Big Dutchman, El Sitio AvicolaForma clínica de la anemia infecciosa aviar

El desarrollo de la forma clínica después de la infección depende de varios factores como edad, nivel de desafío en el campo, ruta de infección y la presencia de anticuerpos maternales. Otro factor importante es la presencia de otros agentes virales que propicien una infección mixta, especialmente virus inmunodepresores como el virus de la enfermedad de Marek, o el virus de Gumboro.

Estos virus y el virus de anemia actúan sinérgicamente en las parvadas, incrementando la severidad de la enfermedad a pesar de la presencia de anticuerpos maternos o de la resistencia debido a la edad.

Bajo condiciones experimentales, se ha observado que los pollos desarrollan resistencia a padecer la enfermedad a medida que aumenta la edad. Esta resistencia es prácticamente completa a las dos semanas de edad, sin embargo, pollos mayores de 2 semanas siguen siendo susceptibles a la infección aunque no desarrollan la enfermedad clínica.

En muchas parvadas, la mayoría de los pollitos presentan anticuerpos maternales contra la anemia infecciosa aviar. En condiciones experimentales se ha demostrado la capacidad protectora de los anticuerpos maternos, generalmente la enfermedad no aparece en parvadas provenientes de lotes de reproductoras inmunes. Los anticuerpos maternales generalmente alcanzan niveles mínimos o desaparecen alrededor de las 3 semanas de edad.

La mayoría de los brotes en el campo se han reportado en pollos de engorde, pero también la enfermedad se ha presentado en pollas de reemplazo. Los primeros signos de la enfermedad aparecen hacia el final de la segunda semana. Las aves aparecen deprimidas y anoréxicas con palidez de cresta y barbillas y plumaje erizado.

La enfermedad es aguda y el máximo de mortalidad ocurre dentro de los 5 a 6 días después de iniciados los signos. Los pollitos infectados verticalmente aparecen normales a los pocos días después del nacimiento pero la mortalidad puede aumentar y desarrollar la enfermedad típica entre los 10 a los 14 días.

Las aves afectadas presentan frecuentemente hemorragias cutáneas focales, éstas ocurren más comúnmente en las alas pero también pueden estar presentes en la cabeza, a los lados del tórax y en el abdomen. Estas lesiones cutáneas son muy susceptibles a sufrir infección bacteriana secundaria, que pueden resultar en dermatitis gangrenosa.

En algunas parvadas aparece un aumento de mortalidad secundario aproximadamente dos semanas después de observarse un primer aumento. Este segundo incremento de mortalidad es menor en comparación con el primero y puede resultar por la transmisión horizontal del virus a pollos seronegativos o a infección mixta, especialmente con el virus de la enfermedad infecciosa de la bolsa.

En general la mortalidad es variable, usualmente se ubica entre un 5 y 10%, sin embargo, se han reportado mortalidades de hasta 60%. La morbilidad también es variable (20 a 60%).


*
"El control de la anemia infecciosa aviar se logra mediante la vacunación de las reproductoras"


Diagnóstico y control de la anemia infecciosa

El diagnóstico presuntivo de anemia se puede basar en los signos clínicos, las lesiones encontradas a la necropsia y los análisis histopatológicos. La demostración de la presencia del virus mediante técnicas de inmunohistoquímica or por medio de la prueba de PCR no siempre son confirmativos pues el virus se pueden encontrar en el medio ambiente y en aves sanas, sin embargo, cuando se aisla el virus se debe confirmar su patogenicidad mediante la inoculación de aves susceptibles.

Los problemas por la presencia de la anemia infecciosa pueden ser controlados al lograr que las parvadas de reproductoras y abuelas desarrollen anticuerpos contra el virus antes de iniciar el ciclo de postura de huevo fértil. Esto generalmente ocurre de manera natural en la mayoría de parvadas, sin embargo, ocasionalmente se encuentran parvadas de reproductoras que inician la producción sin una previa exposición al virus de la anemia.

Cuando estas parvadas se infectan durante la producción, transmiten el virus a las progenies y se presenta el cuadro clínico de la enfermedad. En otras ocasiones, dentro de una misma parvada puede existir un porcentaje (generalmente mínimo) de aves susceptible al virus. Estas aves se infectan durante la producción y por esta razón ocasionalmente se observan brotes de anemia en un bajo porcentaje de las progenies.

Por lo anterior, se puede deducir que el control de la anemia infecciosa aviar se logra mediante la vacunación de las madres para garantizar una adecuada transmisión de anticuerpos maternales a las progenies. Existen en el mundo varias vacunas a virus vivo que se han diseñado para utilizar en las aves de reproducción.

La vacunación de los pollos o de las pollitas a temprana edad no se recomienda pues no es una forma práctica de controlar la enfermedad.

También se debe reducir la susceptibilidad de las aves a otros agentes inmunodepresores tales con Gumboro y el virus de la enfermedad de Marek, mediante la instrumentación de esquemas de vacunación que deberán ser diseñados de acuerdo con las condiciones de cada granja. Así mismo, se deben hacer esfuerzos para reducir los factores que causen estrés en las aves, tales como condiciones de temperatura ambiental extremas, altos niveles de amoníaco etc.

Referencias

Adair, B. M. Immunopathogenesis of chicken anemia virus infection. Dev. Comp. Immunol. 24:247-255. 2000.

Banda, A., P. Villegas, J. El-Attrache, and C. Brown. Pathogenesis of Chicken Infectious Anemia virus: studies on latency. Proc. of the 138th Annual Meeting of the
American Veterinary Medical Association, Boston, MA. July 14-18, 2001.

Banda, Alejandro, Pedro Villegas, John El-Attrache, and Corrie Brown. Clinical and molecular characterization of chicken anemia virus isolates obtained from commercial broilers. Proc. of the 138th Annual Meeting of the American Veterinary Medical Association, Nashville, TN. (Abstract p. 9). July 14-17, 2002.

Boulianne, M. Editor,. Chicken Infectious Anemia. In: Avian Disease Manual. 7th ed. American Association of Avian Pathologist. 2013. Pg.39-41.

Engstrom, B. E., M. Luthman. Blue wing disease of chickens: signs, pathology and natural transmission. Avian Pathol. 13:1-12. 1984.

McIlroy, S. G., M.S. McNulty, D.W. Bruce, J.A.Smyth, E.A. Goodall, M.J. Alcorn. Economic effects of clinical chicken anemia agent infection on profitable broiler production. Avian Dis. 36:566-574. 1992.

McNulty, M. S. Chicken anaemia agent: a review. Avian Pathol. 20:187-203. 1991.

Otaki, Y., T. Nunoya, M, Tajima, H Tamada and Y Nonura. Isolation of chicken anemia agent and Marek's disease virus from chickens vaccinated with turkey herpesvirus and lesions induced in chicks by inoculating both agents. Avian Pathol. 16:291-306. 1987.

Rosenberger, J. K., S.S. Cloud. The effects of age, route of exposure, and coinfection with infectious bursal disease virus on the pathogenicity and transmissibility of chicken anemia agent (CAA). Avian Dis. 33:753-759. 1989.

Schat, Karel A., Silva Martins, N.R., O'Connell, P.H., Pieperbrink, M.S. Immune complex vaccines for Chicken Infectious Anemia Virus. Avian Dis. 55, 90-96. 2011.
Schat, Karel A. and M. A. Skinner. Avian Immunosuppressive Diseases and Immunoevasion. In Avian Immunology, 2nd ed. 2014. Pg. 279/280.

Schat, Karel A., and L. Woods. Chicken Infectious Anemia Virus and other Circovirus infections. IN: Diseases of Poultry12th ed. 2008. Pgs 209-235.

Todd, D. Circoviruses: immunosuppressive threats to avian species: a review. Avian Pathol. 29:373 - 394. 2000.

Toro, H., González, C., Cerda, L., Hess, M., Reyes, E. & Geisse, C. (2000). Chicken anemia virus and fowl adenoviruses: Association to induce the inclusion body hepatitis/hydropericardium syndrome. Avian Dis., 44, 51-58.

Toro, H., Ramirez, A. M. & Larenas, J. (1997). Pathogenicity of chicken anaemia virus (isolate 10343) for young and older chickens. Avian Pathol., 26, 485-499.
Toro, H., van Santen, V. L., Hoerr, F. J. & Breedlove, C. (2009). Effects of chicken anemia virus and infectious bursal disease virus in commercial chickens. Avian Dis., 53, 94-102.

Toro, H., van Santen, V. L., Li, L., Lockaby, S. B., van Santen, E. & Hoerr, F. J. (2006). Epidemiological and experimental evidence for immunodeficiency affecting avian infectious bronchitis. Avian Pathol., 35, 1-10.

van Santen, V. L., Joiner, K. S., Murray, C., Petrenko, N., Hoerr, F. J. & Toro, H. (2004).
Pathogenesis of chicken anemia virus: Comparison of the oral and the intramuscular routes of infection. Avian Dis., 48, 494-504.

van Santen, V. L., Li, L., Hoerr, F. J. & Lauerman, L. H. (2001). Genetic characterization of chicken anemia virus from commercial broiler chickens in Alabama. Avian Dis., 45, 373-388.

Vielitz, E. and H. Landgraf. Anemia-dermatitis of broilers: field observations on its ocurrence, transmission and prevention. Avian Pathol. 17:113 - 120. 1988.

von Bullow, V., Schat K.A. Chicken Infectious Anemia. In Diseases of Poultry. 10th. ed. B. W. Calnek, H.J. Barnes, C. W. Beard, L. R. McDougald, Y. M. Saif. Iowa State University Press. Ames, IA. pp. 739-756. 1997.

Yuasa, N., T. Noguchi, K. Furuta, and I. Yoshida. Maternal antibodies and its effect on the susceptibility of chicks to chicken anemia agent. Avian Dis. 24:197 - 201. 1980.

Yuasa, N., T. Taniguchi, T. Noguchi and I. Yoshida. Effect of infectious bursal disease infection on incidence of anemia by chicken anemia agent. Avian Dis. 24:202-209. 1980.

Enero 2013

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books