ElsitioAvicola.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Argentina: informe anual de productos avícolas 2015

12 noviembre 2015

Se prevé que en el 2016 la producción argentina de pollo alcance una cifra récord de 2,1 millones de toneladas métricas (Tm) con un crecimiento moderado del sector de las exportaciones. Se estima que el consumo interno se mantendrá estable en 1,85 millones de Tm, mientras que el consumo de otras proteínas animales seguirá siendo importante, según el informe reciente GAIN del USDA (Departamento de Agricultura de EUA).

Se prevé que en el 2016 la producción de pollo en Argentina alcance un nuevo récord de 2,1 millones de toneladas métricas (Tm). Esta estimación se basa en los menores costes de producción derivados de la bajada de los precios de los alimentos, así como en un crecimiento moderado de las exportaciones favorecido por las excelentes condiciones sanitarias y la mayor demanda procedente de Sudáfrica, Oriente Medio y otros mercados.

Las previsiones para 2016 sitúan las exportaciones de pollo argentino en 250 000 toneladas métricas (Tm), una cifra que supone un aumento del 19 % respecto al valor revisado para 2015.

El panorama de la industria avícola argentina continúa marcado por los desafíos. Mientras que el sector sigue sacando rédito de los precios bajos de los alimentos, el mercado mundial le ofrece oportunidades moderadas. Venezuela, el que fuera históricamente el mayor mercado para Argentina (más del 40 % del total de exportaciones a lo largo de los años), disminuyó notablemente sus importaciones en 2014. Otros países productores de petróleo también han reducido sus adquisiciones como consecuencia de los bajos precios del petróleo a nivel mundial.

Por otro lado, la industria avícola argentina se mostraba muy optimista a mediados de 2014 e intentó capitalizar la oportunidad de abastecer al mercado ruso tras el anuncio que hizo el país de prohibir las importaciones de alimentos procedentes de varios países como los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea. Sin embargo, el aumento de las exportaciones a Rusia tan solo duró unos pocos meses y acabó tras la devaluación del rublo a finales de 2014.

Chile, tradicionalmente uno de los mejores mercados para Argentina, está aprovechando los buenos precios de los cuartos traseros de pollo procedentes de los Estados Unidos, lo que ha reducido la cuota de mercado de Argentina. Argentina está buscando oportunidades para abrir nuevos mercados (o para aumentar el volumen de los mercados existentes) como México, Canadá o Corea del Sur.

La elevada inflación combinada con un tipo de cambio alto ha dejado al sector en una posición de desventaja competitiva, lo que afecta negativamente al margen de los productores.

Las importaciones argentinas son escasas, principalmente harinas. Debido al fuerte sistema de restricción a las importaciones impuesto por el gobierno andino, se prevén en 2016 unas importaciones equivalentes a 1200 Tm, el mismo volumen estimado para 2015. En cuanto al consumo interno de pollo, las previsiones para 2016 apuntan a que la cifra se estabilizará en 1,85 millones de Tm, unos 43 kg per cápita.

pollo, avicultura argentina

Producción de carne de pollo

A pesar de la bajada de precios de los alimentos, la situación económica de la industria durante los primeros cuatro o cinco meses del año ha sido muy difícil debido a los bajos precios del mercado interno y a los elevados costes de producción asociados con otros gastos. Como resultado de esta situación, tres grandes productores de pollo se encuentran actualmente inmersos en procedimientos de quiebra.

Las condiciones sanitarias del sistema argentino de producción así como su capacidad de producción siguen siendo excelentes, lo que convierten al país andino en un proveedor reputado y fiable en el mercado mundial, especialmente después de los últimos brotes de influenza aviar que se han registrado a nivel mundial. Diversos contactos del sector han declarado que Argentina y otros países sudamericanos están desarrollando diferentes planes de contingencia así como aumentando los controles para evitar cualquier tipo de contaminación potencial.

La industria local está en gran medida integrada verticalmente, lo que favorece la eficiencia productiva, la excelente calidad del producto y su estandarización, así como una elevada trazabilidad. En los últimos años, la industria avícola argentina ha llevado a cabo grandes mejoras en términos de ampliación de instalaciones y compra de equipo.

Esta modernización se ha traducido directamente en un aumento de la eficiencia y un impulso de la producción. La presencia de Argentina en el mercado avícola mundial es relativamente nueva y hoy en día ocupa la octava posición de los países productores tras los Estados Unidos, China, Brasil, la Unión Europea, India, México y Rusia. Sus ventajas naturales como productor de maíz y soja y las excelentes condiciones sanitarias del país le convierten en un actor clave para satisfacer la creciente demanda mundial.

Aproximadamente el 80 % de la producción total nacional se procesa en 58 plantas inspeccionadas por el estado y situadas alrededor del país. El resto lo producen pequeñas empresas autorizadas y controladas por las autoridades provinciales que solo venden en las zonas en las que operan y que no están certificadas para la exportación. La mayoría de las empresas son de capital nacional y no reciben inversiones extranjeras.

Los pollos argentinos para el mercado de exportación suelen sacrificarse a los 37-40 días, mientras que los pollos destinados al mercado interno suelen alcanzar los 49-51 días y ser animales generalmente grandes (peso de la canal entre 2,2 y 2,4 kg) para satisfacer la demanda del consumidor tanto de aves enteras como de cortes.

Consumo de carne de pollo

Las previsiones de consumo interno de pollo para el 2016 apuntan a una estabilización de la cifra en 1,85 millones de Tm, unos 43 kg per cápita. Aunque los argentinos han sido siempre grandes consumidores de carne de vacuno (casi de forma diaria), la merma de su poder adquisitivo y los precios competitivos del pollo han traído consigo una tendencia al alza del consumo de este tipo de carne que sigue siendo la proteína animal más barata.

El pronóstico del consumo de carne de pollo para el 2015 se ha revisado al alza y se sitúa en 1,85 millones habida cuenta de que el mercado nacional ha experimentado un mayor abastecimiento debido a la disminución de las exportaciones a Venezuela. El consumo per cápita ha aumentado de 40 kg en 2014 a 43 kg en 2015.

La población argentina sigue siendo una de las mayores consumidoras de carne de vacuno del mundo por lo que, para mantener los precios bajo control, el gobierno ha limitado las exportaciones de vacuno. Del consumo total estimado de 117 kg de proteína animal per cápita, 59 kg corresponden al vacuno, 43 kg al pollo y 15 kg al cerdo (carne tanto fresca como procesada).

Consumo de pollo per cápita en Argentina (en kilos/año)

Consumo de pollo per capita en Argentina
*Estimación 2015
Fuente: Ministerio de Agricultura, División avícola

Consumo de proteína per cápita en Argentina

Consumo de proteina per capita en Argentina, el sitio avicola
Fuente: FAS Buenos Aires

No existen estadísticas oficiales que diferencien entre el consumo de aves enteras y de piezas de pollo. Los consumidores argentinos siguen mostrando una preferencia por los pollos enteros de gran tamaño. Según los contactos del sector, el consumo interno de piezas de pollo (en comparación con el ave entera) se mantiene estable en un 35 %. Sin embargo, se ha descrito que el consumo de piezas de pollo en las zonas de mayor poder adquisitivo ronda casi el 80 % en comparación con el ave entera.

En respuesta, las estrategias de venta de pollo de los procesadores argentinos están reorientándose hacia las piezas de pollo (principalmente cuartos traseros y pechugas) y los productos procesados de valor añadido como los platos precocinados, platos de pollo congelado, “nuggets” y hamburguesas de pollo.

Importaciones de pollo

Argentina importa cantidades muy pequeñas de pollo y de productos avícolas. El fuerte sistema de restricción a las importaciones impuesto por el gobierno andino sigue vigente. Las previsiones para el 2016 sitúan la cifra en 1200 Tm, el mismo valor estimado para el 2015.

Exportaciones de pollo

Las previsiones para el 2016 sitúan las exportaciones argentinas de carne de pollo en 250 000 toneladas métricas, una cifra que supone un aumento del 19 % respecto al valor revisado del USDA para el 2015 (este volumen no incluye las patas de pollo que se exportan a China y Hong Kong).

Aunque las exportaciones a Venezuela han caído considerablemente, Argentina ha sabido compensar esta pérdida con el crecimiento de otros mercados como Oriente Medio (Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita) y Sudáfrica. Las exportaciones a Oriente Medio están compuestas prácticamente en su totalidad por aves enteras congeladas. En cuanto a Sudáfrica, el comercio con este país, que comprende piezas congeladas, demuestra la mejora de la capacidad de procesamiento y la reorientación de Argentina hacia piezas de pollo y productos procesados.

El total de exportaciones para el 2015 se ha revisado a la baja y se sitúa en 210 000 Tm. Esta revisión es fruto de la menor competitividad del tipo de cambio y de la disminución de la demanda procedente de Venezuela, Rusia y Chile.

En Venezuela, el total de exportaciones argentinas cayó del 40 al 6 % y no se espera que la demanda vuelva a alcanzar valores previos. Parece ser además que Venezuela apuesta por aumentar la inversión en la producción nacional de carne de pollo.

En el caso de Rusia, la devaluación del rublo supuso el retroceso de las exportaciones argentinas a niveles históricos: un 4 % del total de exportaciones.

En Chile, las importaciones a precios competitivos procedentes de los Estados Unidos se han traducido en una caída del 10 % de las importaciones argentinas. La fuerte moneda local, el peso argentino, subió a un menor ritmo que la inflación, lo que hace menos competitivas las exportaciones argentinas, en especial después de que Brasil devaluara recientemente su moneda y aumentara por tanto su competitividad.

Argentina continúa su expansión en los mercados internacionales. El sector ha invertido para aumentar su capacidad y está preparado para hacer frente a los desafíos que plantea la demanda de los nuevos mercados, especialmente de los mercados asiáticos.

Contactos en el seno del gobierno han notificado que varias plantas que aún no cuentan con la autorización para exportar han iniciado el proceso para recibirla. La capacidad de exportación recae actualmente en quince plantas de procesamiento y otras diez están autorizadas para exportar únicamente patas y subproductos. El Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) ha señalado que están trabajando intensamente con estas diez plantas para mejorar sus posibilidades de exportación añadiendo productos de mayor valor como piezas de pollo o aves enteras.

Los principales mercados de exportación para Argentina son Sudáfrica (17 %), Chile (9 %), Arabia Saudita (8 %), Emiratos Árabes Unidos (6 %), Venezuela (6 %), Angola (5 %) y Rusia (4 %). Se estima que, del volumen total exportado, un 66 % será pollo entero, un 5 % pechugas y un 9 % cuartos traseros. Otro tipo de productos completan el total de las exportaciones.

Mercados de exportación para Argentina (primer semestre 2015)

Fuente: FAS Buenos Aires basado en el Atlas de Comercio Mundial
Nota: este gráfico excluye las exportaciones de patas de pollo.

Se calcula que la exportación de patas en 2016 se mantendrá en aproximadamente 31 000 Tm, un valor similar al del 2015. Según los datos del comercio de exportación argentino, el valor en el primer semestre de 2015 fue de 18 385 Tm. Los principales mercados para patas de pollo siguen siendo China y Hong Kong.

Política

El gobierno sigue comprometido con el control de las enfermedades y con mantener por tanto las excelentes condiciones sanitarias del país.

La fortaleza de la moneda argentina encarece las exportaciones de pollo en comparación con otros países.

En diciembre de 2015, una nueva administración tomará las riendas del país y gran parte de la industria prevé que se realicen ajustes monetarios.

También le interesaría

Anuario avícola argentino 2014: buenas perspectivas para 2015

La producción de carne aviar en Argentina necesita un imperativo cambio de tendencia 

Noviembre 2015

Fotos de Shutterstock

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Probiotics In Poultry - 5m Books